Hernia discal: Evolución

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Gemma Tena (3 de Marzo de 2015)

En una hernia discal las molestias pueden agravarse, o permanecer como molestias crónicas, y también pueden pasar desapercibidas. En el 90% de los casos ayuda ya un tratamiento conservador, y un procedimiento quirúrgico no es necesario en la mayoría de los casos. Por lo tanto, tiene sentido sopesar siempre cuidadosamente si es realmente necesaria una cirugía.

Las posibles complicaciones de un procedimiento quirúrgico convencional incluyen daños a los nervios y vasos sanguíneos, inflamación en la zona de la operación, trastornos de curación de heridas y hemorragias tardías.

En relación tanto con una terapia conservadora como con un tratamiento quirúrgico muscular, se recomienda un postratamiento activo con gimnasia, ejercicios musculares y terapia para la espalda. Para el tratamiento de la hernia discal es recomendable en muchos casos la terapia ocupacional (ergoterapia), y el asesoramiento de carácter psicológico y de medicina social.