Hernia discal: Diagnóstico

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Gemma Tena (3 de Marzo de 2015)

Examen neurológico

Para determinar el diagnóstico de la hernia de disco es necesario un examen neurológico completo, que proporciona información sobre los nervios afectados que causan el dolor y permite un tratamiento específico.

El médico puede determinar la intensidad del daño a los nervios y, en su caso, disponer una operación quirúrgica. Para ello analiza los reflejos, la sensibilidad, la movilidad y eventualmente la rapidez de la reacción de los nervios. La irradiación del dolor permite determinar las raíces nerviosas que están afectadas por la hernia de disco.

Además, el médico comprueba el pulso en las piernas, para descartar un trastorno circulatorio en esta zona, por ejemplo, la enfermedad arterial oclusiva periférica (AOP), y la miastenia grave pseudoparalítica (claudicatio intermittens). Esta enfermedad puede causar dolor, que a primera vista son similares a los dolores de trastornos vertebrales relacionados con el desgaste.

En caso de sospecha de hernia de disco, siempre es necesario un examen de rayos X. El afectado adopta diversas posiciones durante el examen, para que la radiografía muestre la columna vertebral en varias posiciones, por ejemplo, la curvatura y el estiramiento (llamada toma de funciones vitales). Así, el médico puede evaluar la flexibilidad de la columna vertebral. Las tomas del llamado haz oblicuo proporcionan información acerca de del movimiento anormal de las vértebras. Sin embargo, los cambios inducidos por el desgaste sólo pueden identificarse en los huesos (vértebras, por ejemplo).

Las técnicas de imagen como la tomografía computarizada (TC), la tomografía por resonancia magnética (TRM) o la mielografía permiten la representación de la médula espinal y las raíces nerviosas. Sólo las dos técnicas de imagen llamadas tomografía computarizada y la tomografía por resonancia magnética permiten hacer directamente visibles la médula espinal y las raíces nerviosas. Una inyección de contraste adicional en la vena permite al médico diferenciar con estos dos métodos una hernia de disco de los tejidos alterados por una inflamación o un tumor.

Durante la mielografía el médico rellena con una aguja y un medio de contraste de rayos X el saco de la columna vertebral (saco dural). De esta manera puede detectar indirectamente en la radiografía la médula espinal y las raíces nerviosas como huecos en el medio de contraste. A diferencia de las técnicas de corte transversal, sin embargo, la mielografía se utiliza menos actualmente.