Hernia discal: Causas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Gemma Tena (3 de Marzo de 2015)

La causa de la hernia de disco suele ser el desgaste. Con la edad, los discos intervertebrales se pueden deformar y presionan sobre la médula espinal y los nervios que salen de la misma. Por lo tanto, afecta sobre todo a las personas de mediana edad y de edad avanzada. Otros factores de riesgo comprenden enfermedades presentes al nacer (congénitas) que afecten el tamaño del conducto raquídeo lumbar.

Los discos vertebrales se encuentran entre las vértebras de la columna vertebral. Sirven para absorber los esfuerzos y vibraciones como amortiguadores. En el transcurso del día, los discos son comprimidos por las cargas, como si fueran almohadillas, al estar de pie y caminar. Solamente se regeneran y absorben líquido de los tejidos circundantes con la descarga prolongada, es decir, al estar tumbados. Así recuperan su forma original.

Con la edad, el contenido de agua de los discos disminuye y se hacen menos elásticos. El núcleo interno del disco vertebral pierde su consistencia gelatinosa y por lo tanto también su función de amortiguación. Esto produce grietas que aparecen alrededor del anillo fibroso y, preferentemente en el ligamento longitudinal posterior que corre a lo largo del cuerpo vertebral, que se estira y se suelta.

Debido a una carga incorrecta o una sobrecarga de la columna vertebral, el núcleo pulposo del canal espinal puede desplazarse, por ejemplo, al levantar objetos pesados, en especial teniendo la parte superior del cuerpo inclinada hacia delante. Así se ejerce presión sobre el tejido nervioso circundante y puede causar dolores punzantes.

Además del desgaste relacionado con la edad, en una hernia de disco puede haber causas como la obesidad, la carga incorrecta y permanente en la columna vertebral, y los músculos debilitados de la espalda desempeñando un papel importante en la patogénesis. En algunos casos una lesión o un accidente pueden causar una hernia discal.