Hepatitis C

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Leticia del Olmo (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/PhotoDisc

La hepatitis C es una inflamación hepática que se produce por la infección por el virus de la hepatitis C (VHC). La notificación de pacientes con hepatitis C es obligatoria según la legislación española.

La transmisión de la infección por hepatitis C se produce, principalmente, a través de la sangre: es la principal causa de hepatitis viral más como consecuencia de transfusiones de sangre. El patógeno causal puede transmitirse a través de otros fluidos corporales, como el semen y la leche materna, pero esto ocurre muy raramente.

Después del contagio con el virus de la hepatitis C, la infección puede pasar desapercibida (hepatitis asintomática) o provocar síntomas leves inespecíficos similares a los de una ligera gripe. En algunos casos, sin embargo, después de un período de incubación de 2 a 24 semanas, surge una hepatitis aguda C, y entonces aparecen síntomas como diarrea, malestar general, dolor de cabeza, dolor corporal, pérdida de apetito, y a veces ictericia. En alrededor del 30% de las personas infectadas la hepatitis C es leve, y se cura después de la fase aguda de la enfermedad sin daño permanente. Sin embargo, la mayoría de las infecciones terminan siendo crónicas (80%). Es el virus hepatropo que cronifica con mayor frecuencia.

La hepatitis C crónica inicialmente suele pasar desapercibida, por lo que muchas personas no saben que están infectadas. Dado que una hepatitis C crónica y prolongada puede provocar daño hepático, como cirrosis o cáncer de hígado, es importante detectar la enfermedad: solo así se pueden tomar medidas terapéuticas para detener el daño progresivo del hígado. Con un simple análisis de sangre se puede determinar si hay una infección por hepatitis C o no.

Para el tratamiento de la hepatitis C se utilizan el interferón alfa-2a y agentes especiales contra los virus (llamados anti-virales). Dado que no hay todavía ninguna vacuna eficaz contra la hepatitis C, se deben adoptar las recomendaciones universales de precaución para prevenir la infección por el virus de la hepatitis C.