Hepatitis A

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Leticia del Olmo (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/Stockbyte

La hepatitis A es una infección del hígado, de declaración obligatoria, causada por el virus de la hepatitis A (VHA). El virus de la hepatitis A se transmite en primer lugar por alimentos o agua contaminados, así como por infecciones por contacto (transmisión fecal-oral).

La hepatitis A es frecuente en regiones con condiciones higiénicas deficientes. La persona que ha padecido hepatitis A en algún momento, queda inmunizada contra el virus el resto de su vida. Por lo general, una infección de hepatitis A pasa desapercibida, ya que con frecuencia no aparecen molestias ni complicaciones. Tras un periodo de incubación corto, de dos a siete semanas, aparecen, como mucho, síntomas como diarrea, decaimiento, dolor de cabeza y dolor articular, así como ictericia. No se conocen cursos crónicos de la hepatitis A.

Una hepatitis A se trata de forma sintomática, es decir, con reposo en cama, alimentación sin grasas y renunciando al alcohol, se pueden superar las molestias. No hay medicamentos específicos para la hepatitis A. Solo se administran medidas para tratar los síntomas (por ejemplo, medios contra la diarrea o el dolor de cabeza). Lo mejor es prevenir la infección con una vacunación a tiempo, antes de iniciar un viaje a países con tasas de infección elevadas, así como en determinadas profesiones (personal sanitario, personal de laboratorios médicos, etc.). Precisamente en los viajes se deben extremar las medidas higiénicas para minimizar el riesgo de contagio con el virus de la hepatitis A.