Hemocromatosis

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/Creatas Images

La hemocromatosis o hematocrosis es un exceso de hierro en el cuerpo. Como inicialmente no provoca síntomas especiales, muchas personas padecen la enfermedad sin saberlo. El diagnóstico y el tratamiento precoz son importantes porque pueden evitar complicaciones.

La hemocromatosis puede tener varias causas, por ello se distingue entre la hemocromatosis adquirida y la hemocromatosis hereditaria:

  • La hemocromatosis hereditaria (primaria) se debe a una alteración genética. La hemocromatosis hereditaria suele aparecer entre los 30 y 50 años, y afecta diez veces más a los hombres que a las mujeres. En las mujeres la hemocromatosis hereditaria suele aparecer después de la menopausia, es decir, tras terminar la menstruación.
  • La hemocromatosis adquirida (secundaria) puede surgir por las transfusiones de sangre y por condiciones médicas preexistentes, como hepatitis B o C, así como por el abuso del alcohol.

Si como resultado de una siderosis se acumula demasiado hierro en el cuerpo, aparecen en seguida síntomas generales como fatiga, debilidad general y malestar, que si no se trata puede tener consecuencias graves, por ejemplo:

Para cada tipo de hemocromatosis, ya sea hemocromatosis hereditaria o siderosis adquirida, el tratamiento tiene como objetivo eliminar el exceso de hierro en el cuerpo. Entonces se aplican sangrías, o medicamentos para favorecer la eliminación del hierro. Si se logra detectar la hemocromatosis a tiempo y se comienza el tratamiento adecuado, la esperanza de vida y la calidad de vida de los pacientes apenas se ven afectadas.