Hematoma: Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (10 de Febrero de 2016)

Siempre que el hematoma no vaya acompañado de otras lesiones o roturas de hueso (fracturas) o heridas abiertas, es suficiente con enfriar la zona y mantenerla en alto. De esta manera se reducirá el flujo sanguíneo en la zona herida. Al mantener en alto el área afectada sale menos sangre, de manera que el hematoma va dejando gradualmente de expandirse. Y al enfriarlo los vasos sanguíneos se contraen y dejan salir menos sangre a la zona afectada. Es mejor no moverse demasiado, ya que con las contracciones musculares, se favorecería la salida de mayor cantidad de sangre por el vaso afectado.

Normalmente, tras unos días el hematoma desaparece del cuerpo. Aparte de un tratamiento de las molestias, como el dolor en la mayoría de los casos no es necesario tomar más medidas.

La zona del cuerpo afectada por el hematoma no debe ser sometida a grandes esfuerzos para evitar nuevas heridas en los vasos sanguíneos. En caso de hematomas muy grandes o en la zona de las articulaciones podría ser necesaria la intervención quirúrgica, para eliminar dicho hematoma.