Hematoma: Síntomas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (10 de Febrero de 2016)

Habitualmente, en caso de un hematoma, los síntomas como hinchazón, dolores y la coloración de la piel no aparecen justo después de la lesión. El tiempo que pasará hasta que se exteriorice la molestia depende del tamaño de la herida en el vaso sanguíneo y su ubicación. Si se trata de un sangrado muy leve, se manifestará más tarde. En caso de hemorragias fuertes, que son consecuencia de hemorragias de vasos de mayor calibre, los dolores vendrán de forma más inmediata desde el momento de la lesión o accidente.

En el caso de un hematoma muy compactado bajo la superficie de la piel, los síntomas se conocen en el transcurso de una pocas horas: una mancha visible de color rojo azulado, combinada con una hinchazón dolorosa. Si el hematoma es más profundo, no aparece ni mancha ni hinchazón. Sin embargo, sí que es doloroso, bien porque el tejido se ha oprimido por el hematoma o porque está comprimiendo a su alrededor, por ejemplo, un hueso. Al ser este un hematoma más profundo, puede que la mancha no se visualice, externamente, hasta pasado unos días.

Cuando el hematoma es visible en el exterior, la herida pasa de roja a roja azulada en el transcurso de 24 horas. A través de la degradación metabólica de la hemoglobina que esta en la, cambia su color en el periodo de uno a cuatro días y se torna en un azul muy oscuro que en los siguientes días se vuelve verdoso. A partir del séptimo día el hematoma se colorea de un amarillo amarronado, y en dos o tres semanas desaparece totalmente.