Hemangioma

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Gemma Tena (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/iStockphoto

Un hemangioma es el tumor benigno más frecuente en bebés y en la edad infantil. Aproximadamente, uno de cada 10 niños está afectado por esta lesión. El 30% de los bebés lo manifiestan al nacer y el resto lo desarrollan en las primeras semanas de vida.

Un hemangioma es una acumulación anormal de vasos sanguíneos. Estas lesiones se pueden dividir en dos tipos. Los capilares, que son aquellos hemangiomas que afectan a los vasos más pequeños, y los cavernosos. La hemangiomatosis se refiere a la presencia de varios hemangiomas a la vez.

Un hemangioma puede aparecer en cualquier parte del cuerpo en la que haya vasos sanguíneos. La piel o las mucosas de la zona afectada presentan una coloración rojiza o azulada. Un hemangioma de un órgano interno no es visible a simple vista por lo que, normalmente, se descubre accidentalmente en alguna intervención secundaria.

En general, un hemangioma no produce ninguna sintomatología, aunque puede tener consecuencias estéticas. En la mayoría de los casos no requiere tratamiento, porque suele desaparecer de forma espontánea. Sin embargo, si un hemangioma aumenta de tamaño de forma muy rápida, se recomienda acudir al médico.