Hemangioma: Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Gemma Tena (19 de Marzo de 2012)

No existe un tratamiento específico para los hemangiomas, porque la mayoría de estas lesiones desaparecen de forma espontánea con el tiempo. Con excepción de los que aparecen en la cara (por ejemplo, en la zona de los ojos, labios y nariz) y en la zona genital, en cuyo caso conviene tratarlos a tiempo para evitar complicaciones.

Existen varios métodos localizados que resultan eficaces para eliminar los hemangiomas, como es el tratamiento con terapia de láser. Este método permite reducir el tamaño de los hemangiomas muy grandes.

Otra posibilidad para tratar un hemangioma pequeño es la aplicación de frío localizado (crioterapia). Esta medida puede ser, sin embargo, dolorosa y puede dejar señales en la piel.

En la medida de lo posible, conviene evitar una operación y emplear esta opción solo cuando los demás tratamientos no han sido exitosos o cuando se da un crecimiento rápido de hemangioma en el ojo que amenaza con afectarlo.

Medicamentos

Un tratamiento medicamentoso para tratar un hemangioma es recomendable en los siguientes casos:

  • Hemangioma muy grande, crece muy rápido o va unido a complicaciones.
  • El hemangioma se localiza en la cara.
  • Hemangiomatosis.

El uso de corticosteroides para tratar hemangiomas se emplea en determinadas situaciones. El tratamiento dura varias semanas en las que el medicamento se toma en dosis mayores al principio que van descendiendo lentamente. Los corticoides pueden producir efectos secundarios como hipertensión, hiperglucemia, problemas de estómago o molestias intestinales.

En el caso de un hemangioma que se complica, el betabloqueante propanolol es una alternativa a los corticosteroides y se recomienda su uso cuando el hemangioma produce daños profundos en la piel, afecta a la actividad respiratoria o influye negativamente en el flujo sanguíneo. Los efectos secundarios (por ejemplo, latido ralentizado, hipotensión, rendimiento del corazón minorado, tensión en los músculos bronquiales) son menos habituales que en el tratamiento con cortisona, si se va tomando en dosis crecientes.

Como última medida contra un hemangioma está la terapia con sustancias citostáticas, cuando se de un desarrollo cada vez más rápido del tumor que no logran detener ni la cortisona ni el propanolol.