Gripe : Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Belén Giménez (19 de Marzo de 2015)

En la gripe puede ser tratamiento suficiente aliviar los síntomas existentes. Bajo ciertas circunstancias puede ser aconsejable en la gripe viral combatir los virus de la gripe causantes con medicamentos adecuados, y especialmente en estos casos:

Antivirales

Si usted tiene una gripe grave o un alto riesgo de enfermedad grave, se recomienda el tratamiento que va en contra el virus causante de la gripe. Para ello, se administran medicamentos que actúan contra los virus: los llamados antivirales. Estos agentes solo son eficaces contra la gripe si el tratamiento comienza lo antes posible (dentro de las primeras 48 horas después de la aparición del virus de la gripe).

En el grupo de medicamentos antivirales están los inhibidores de la neuraminidasa. El efecto del tratamiento de la gripe con inhibidores de la neuraminidasa es que inhiben la propagación del virus de la gripe en el cuerpo. Esta terapia es efectiva contra los virus de influenza tipo A y B, pero no contra el tipo C.

Agentes del grupo de los inhibidores de la neuraminidasa evitan que los virus de la gripe se multipliquen aún más en el cuerpo.

Actualmente los fármacos antivirales zanamivir y oseltamivir están disponibles para el tratamiento de la causa de la gripe. El Zanamivir se administra como un polvo que se debe inhalar. Este remedio contra la gripe en casos muy raros produce constricción espasmódica de las vías respiratorias (broncoespasmo), especialmente en personas con enfermedad pulmonar crónica. El Oseltamivir se ingiere por la boca. El tratamiento de la gripe con Oseltamivir provoca efectos secundarios en el tracto gastro-intestinal en aproximadamente un 10% de los casos (especialmente náuseas y vómitos).

Un antiviral más antiguo de la gripe es el agente Amantadina, que no pertenece a los inhibidores de neuraminida, sino a las aminas cíclicas, y solo es apto para el tratamiento de las infecciones de virus de la gripe. La Amantadina puede acortar a un día menos la duración de la fiebre. Sin embargo, el tratamiento de la gripe con este agente tiene efectos secundarios significativos (por ejemplo, diarrea, depresión o ataques de epilepsia).

Antibióticos

En el tratamiento para las infecciones respiratorias virales agudas, como la gripe, el tratamiento con antibióticos no está indicado porque no es efectivo. Sin embargo, si además de la gripe hay una infección bacteriana (llamada infección secundaria o superinfección), si que puede ser necesario un tratamiento con antibióticos. Especialmente cuando en el curso de gripe se producen complicaciones como inflamación pulmonar bacteriana. En este caso si que es necesario un tratamiento antibiótico de inmediato.

Otros fármacos

Con una gripe de evolución ligera se puede prescindir de medios antivirales y otros medicamentos de prescripción y recurrir a otros medios. Los síntomas de la gripe se pueden tratar con medicamentos analgésicos y antipiréticos (por ejemplo, productos que contengan ácido acetilsalicílico). Además de los medicamentos para el dolor, según los síntomas son útiles los fármacos para la tos y las gotas para la nariz. Asimismo, las medidas generales (remedios caseros) ayudan a aliviar los síntomas de la gripe.

Medicamentos para la gripe: ¿cuáles son los fármacos más efectivos para tratar los diferentes síntomas de la gripe?

El tratamiento en los niños

La terapia contra la gripe utilizada en adultos difiere en un aspecto importante del tratamiento en los niños. Los niños con infecciones virales como la gripe no puede tomar salicilatos (como AAS entre otros), porque pueden desarrollar un síndrome de Reye. El síndrome de Reye es una enfermedad potencialmente mortal, cuya evolución produce daños difusos al cerebro y al hígado. Aunque la enfermedad puede tratarse pronto, si está completamente desarrollada es mortal en aproximadamente el 70% de los casos. Si sus hijos toman salicilatos mucho tiempo es importante que sean vacunados periódicamente contra la gripe.

Recomendaciones generales

En la gripe se puede apoyar el tratamiento siguiendo algunas recomendaciones generales. En la fase aguda, además del tratamiento farmacológico, se recomienda el reposo en cama durante varios días. Incluso después de la fase aguda de la enfermedad, es importante cuidar el cuerpo, (por ejemplo, es importante que se recupere de la gripe antes de hacer deporte de nuevo).

La inhalación de soluciones de manzanilla o sal es buena para las vías respiratorias.

Las bebidas calientes y hacer gárgaras alivian una posible inflamación de la garganta (faringitis). Con inflamación y fiebre es especialmente importante beber suficientemente (por lo menos dos a tres litros de agua al día, té de frutas o zumos de fruta), porque el cuerpo pierde mucho líquido durante la enfermedad. Por otra parte, es recomendable evitar el consumo de alcohol, café y té negro.