Publicidad

Publicidad

Gripe : Prevención

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Belén Giménez (19 de Marzo de 2015)

La gripe se puede prevenir mediante una vacuna contra la gripe. Debido a que los virus de la gripe cambian constantemente su estructura y, por lo tanto, en la siguiente temporada de gripe ya no se está suficientemente protegido, es aconsejable renovar la vacunación anual. Las vacunas recomendadas son una mezcla eficaz contra diferentes virus de la gripe

Es mejor efectuar la vacuna contra la gripe antes del inicio de la temporada de gripe, de preferencia en el periodo comprendido entre octubre y noviembre. Con la vacunación contra la influenza, en un 90% de los vacunados se puede prevenir la enfermedad o limitarla a un curso leve y sin complicaciones. Un resfriado no se puede evitar con una vacuna contra la gripe.

La vacuna preventiva contra la gripe puede ser adecuada para los siguientes grupos de personas:

  • Personas mayores de 60 años.
  • Mujeres embarazadas desde el segundo trimestre (con mayor riesgo de salud debido a otra enfermedad subyacente desde el primer tercio del embarazo).
  • Niños, adolescentes y adultos con riesgo de salud debido a una enfermedad subyacente, como enfermedades pulmonares crónicas, cardiovasculares, hepáticas y renales, diabetes y otras enfermedades metabólicas, enfermedades neurológicas como la esclerosis múltiple, deficiencia inmunológica, e infección por VIH.
  • Residentes de asilos y residencias de ancianos.
  • Personas con mayor riesgo de infección, como personal médico y asistencial, y el personal de instituciones con transporte público extenso.
  • Hay una vacuna disponible si debido a las experiencias de otros países se espera una epidemia de gripe o un nuevo tipo de virus.

Si una persona se ha perdido una vacunación contra la gripe o no hay vacuna disponible o si los agentes de la vacuna difieren de los virus, se puede realizar una profilaxis de la gripe con un inhibidor de la neuraminidasa. Es aconsejable tomar el medicamento preventivamente, sobre todo después de tener contacto con personas que ya están enfermas de gripe. Para la prevención de la gripe, la vacunación es la primera elección.

Los pacientes de gripe pueden evitar que se propague la infección evitando contagiar a otras personas y evitando, por tanto, nuevos casos de gripe. Para ello, es importante seguir las siguientes medidas:

  • Al estornudar o toser, cubrirse la nariz y la boca (no toser o estornudar en la mano desnuda, sino por ejemplo en el codo).
  • Lavarse las manos con regularidad.
  • Usar pañuelos de tela en lugar de pañuelos de papel.
  • Desechar los pañuelos de papel inmediatamente.

La vacunación antineumocócica

Además de la vacunación contra la gripe se recomienda para ciertos grupos la vacunación neumocócica, que puede prevenir la neumonía neumocócica de forma efectiva. La vacuna contra los neumococos es importante para:

  • Personas de más de 60 años.
  • Niños de hasta 24 meses.
  • Niños, jóvenes y adultos con una enfermedad subyacente grave.