Publicidad

Publicidad

Gripe : Diagnóstico

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Belén Giménez (19 de Marzo de 2015)

En la gripe, el diagnóstico se basa en los síntomas y la exploración física. En este caso, el médico deberá determinar en primer lugar si se trata de un resfriado común (infección gripal). La gripe se manifiesta de repente, con más síntomas ocurriendo de forma simultánea y más intensa que en un resfriado. Dos o más de estos cuatro criterios indican gripe: inicio agudo, tos, fiebre y dolor.

Si se sabe que los virus de la gripe se están extendiendo en la región o aumenta la epidemia de gripe, aumenta también la seguridad del diagnóstico de la gripe. En ese caso se puede obtener de inmediato un tratamiento recomendado, dirigido a la causa de la gripe, sin esperar más resultados de pruebas. En el curso sin complicaciones de la influenza se puede prescindir de un diagnóstico de laboratorio. Solo si hay signos de enfermedad grave o complicaciones serán necesarias las pruebas de laboratorio.

Si el curso de la enfermedad es anormalmente largo o si se sabe de antemano que existe una enfermedad pulmonar, o si hay sospecha de Inflamación de los pulmones (neumonía), para el diagnóstico son útiles la radiografía de tórax y una muestra de sangre para pruebas adicionales de laboratorio. Solo en casos excepcionales (por ejemplo, enfermedad pulmonar pre-existente), es necesario investigar la saliva de la persona en cuestión, si hay sospecha de resfriado o durante una posible gripe. Para aclarar si existe una enfermedad diferente de las vías respiratorias, también pueden realizarse una prueba de función pulmonar, una broncoscopia o una tomografía computarizada.