Gota (hiperuricemia): Prevención

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Palestino Abdeljabbar (19 de Marzo de 2012)

Como la gota generalmente se desarrolla por predisposición genética, no se puede prevenir. Si ya existe la gota se puede hacer algo para prevenir los ataques agudos de gota o la gota crónica. Por ejemplo, tomar regularmente la medicación que el médico recete para disminuir los niveles elevados de ácido úrico en la sangre (hiperuricemia).

La dieta adecuada no sólo juega un papel importante en el tratamiento de la gota, sino que también es una medida eficaz para la prevención de ataques agudos de gota o la gota crónica. Con un plan de nutrición adecuado, se puede influir en la gota de forma positiva para que el médico pueda reducir las dosis de medicamentos o incluso suprimirlos por completo. Los consejos generales sobre la dieta para la gota son los siguientes:

  • Reducción del exceso de peso: es importante que sel Índice de Masa Corporal (IMC) sea menor de 25. En caso de pérdida de peso se debe renunciar al ayuno completo.
  • Dieta baja en purinas: con la gota se deben comer alimentos ricos en purina sólo en pequeñas cantidades, porque el cuerpo convierte en ácido úrico la purina que contiene el alimento. Una dieta baja en purina ayuda en la gota a reducir o estabilizar los niveles de ácido úrico. 
  • Renuncia al alcohol: teniendo gota se debe renunciar en lo posible al alcohol, porque lleva a un aumento en la concentración de ácido úrico en la sangre. Es especialmente perjudicial el consumo excesivo y prolongado de alcohol, ya que puede desencadenar un ataque de gota recurrente. Así, hay que evitar la cerveza, el resto de bebidas con graduación alcohólica e incluso la cerveza sin alcohol.
  • Alto consumo de líquidos: se debe beber muchos líquidos, por lo menos dos litros al día, preferiblemente en forma de agua.

En la siguiente tabla se recoge el contenido en ácido úrico de distintos alimentos.

Tabla: producción de ácido úrico de los alimentos

Cantidad Abbildung Imágenes Alimentos
Ácido úrico en miligramos
1 vaso (150 ml)
© Jupiterimages/iStockphoto
Leche 0
100 g
© Jupiterimages/iStockphoto
Queso quark 0
125 ml
© Jupiterimages/Hemera
Café o té 0
5 g
© Jupiterimages/iStockphoto
Caviar 1
30 g
© Jupiterimages/iStockphoto
Tocino 3
30 g
© Jupiterimages/PhotoDisc
Queso Gouda, 45 % MG 5
10 g
© Jupiterimages/iStockphoto
Pan tostado 6
50 g
© Jupiterimages/iStockphoto
Cebolla 8
30 g
© Jupiterimages/Photos.com
Queso Camembert, 45% F.i.Tr. 9
100 g
© Jupiterimages/iStockphoto
Vainilla 10
200 g
© Jupiterimages/Stockbyte
Pepino 12
20 g 
© Jupiterimages/iStockphoto
Ketchup 12
150 ml
© Jupiterimages/Digital Vision
Coca Cola 15
50 g
© Jupiterimages/iStockphoto
Pan 20
200 g
© Imagestate/The Food Collection
Tomate 20
150 g
© Jupiterimages/iStockphoto
Manzana 23
200 ml
© Jupiterimages/Hemera
Zumo de naranja 24
125 g
© Jupiterimages/iStockphoto
Uvas 25
250 ml
© Jupiterimages/iStockphoto
Cerveza 25
200 g
© Jupiterimages/iStockphoto
Patatas (hervidas) 30
125 g
© Jupiterimages/Comstock Images
Fresas 31
125 g
© Jupiterimages/Brand X Pictures
Pasta sin huevo, cocida 38
25 g
© Jupiterimages/iStockphoto
Semillas de girasol 40
125 g
© Jupiterimages/iStockphoto
Arroz integral (hervido) 44
100 g
© Jupiterimages/Hemera
Tofu 70
200 g
© Jupiterimages/Stockbyte
Espinacas 100
200 g
© Jupiterimages/Digital Vision
Coles de Bruselas 120
115 g
© Jupiterimages/iStockphoto
Salchicha 127
125 g
© Jupiterimages/Digital Vision
Carne de res 188
150 g
© Jupiterimages/iStockphoto
Platija 195
150 g
© Jupiterimages/iStockphoto
Judías blancas en lata 195
125 g
© Jupiterimages/iStockphoto
Carne de cerdo 213
125 g
© Jupiterimages/iStockphoto
Pato asado con piel 225
150 g
© Jupiterimages/iStockphoto
Trucha con piel 300
200 g
© Jupiterimages/iStockphoto
Guisantes 300
125 g
© Jupiterimages/Hemera
Hígado 325
100 g
© Jupiterimages/Photos.com
Sardinas en aceite 350
100 g
© Jupiterimages/iStockphoto
Espadín 500
125 g
© Jupiterimages/iStockphoto
Mollejas 1.125