Gota (hiperuricemia): Causas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Palestino Abdeljabbar (19 de Marzo de 2012)

¿Cuáles son las causas de la gota? Generalmente, la gota tiene causas hereditarias, modificaciones hereditarias (genéticas) cuyo efecto en el cuerpo pueden se las siguientes:

  • Se elimina poco ácido úrico (es el caso de la mayoría de los afectados). Así, los riñones no pueden deshacerse eficazmente del ácido úrico, bien porque el organismo está produciendo un exceso del mismo, o porque la velocidad de eliminación es demasiado lenta. Hay otros factores que condicionan una deficitaria eliminación de ácido úrico. Uno de ellos es la toma de determinados medicamentos como los diuréticos, destinados a bajar los niveles de hipertensión y a eliminar el exceso de líquidos en el organismo, pero que pueden provocar hiperuricemia como efecto secundario. Otros fármacos como el ácido acetilsalicílico, la niacina (vitamina B3), la ciclosporina (que se usa para prevenir rechazos en los trasplantes de órganos), la pirazinamida y el etambutol (para el tratamiento de la tuberculosis) y otros para tratar el cáncer pueden también provocar gota.
  • Se forma demasiado ácido úrico. Esto, sin embargo, es poco frecuente y ocurre, por ejemplo, síndrome de Lesch-Nyhan, enfermedad congénita que se caracteriza por disfunción neurológica, trastornos cognitivos y de conducta y aumento o sobreproducción de ácido úrico.

En ambos casos hay un aumento de ácido úrico en la sangre (hiperuricemia). Sin embargo, no todas las personas con hiperuricemia acaban desarrollando gota. En la gota se forman cristales de ácido úrico, que se depositan principalmente en las articulaciones, bolsas sinoviales y tendones, y que pueden conducir a una artritis dolorosa.

Sin embargo, ciertas enfermedades pueden ser causa de la gota. En primer lugar, los niveles de ácido úrico pueden aumentar de forma mórbida si, como en la leucemia, mueren muchas células del cuerpo, lo que multiplica el ácido úrico. Incluso si la secreción de ácido úrico se bloquea (por ejemplo, en la insuficiencia renal), se puede desencadenar la gota.

Especialmente la llamada purina, que obtenemos de los alimentos, tiene un efecto que favorece la formación de la gota. Las purinas son sustancias naturales producidas por el propio cuerpo y que absorbemos de los alimentos. Con ellos el organismo produce el ácido úrico (mediante el llamado metabolismo de la purina). Los alimentos ricos en purina son por ejemplo la carne y los despojos. Quienes tienen predisposición genética y toman regularmente alimentos ricos en purina aumentan sus niveles de ácido úrico y por lo tanto favorecen la gota. Los ataques de gota aguda a menudo tienen sus raíces en el consumo de gran cantidad de alimentos ricos en purina, o beber alcohol en exceso.

La gota afecta más a los hombres que a las mujeres. En los hombres, suele iniciarse en la década de los 30, mientras que en las mujeres, a partir de los 60 o después de la menopausia.