Glomerulonefritis: Causas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (19 de Marzo de 2012)

La glomerulonefritis está causada en la mayoría de los casos por una alteración del sistema inmunitario. La mayoría de las veces se trata de una enfermedad autoinmune, en la que el cuerpo fabrica anticuerpos contra algún elemento del tejido renal, dañando sus propios riñones, causando alteraciones inflamatorias.

Otras causas de la glomerulonefritis son, por ejemplo, las siguientes:

  • Diabetes mellitus
  • Depósito patológico de proteínas en el tejido (amiloidosis)
  • Síndrome hemolítico-urémico (que produce alteraciones en las células de la sangre, los vasos sanguíneos y los riñones)

Glomerulonefritis aguda

Las causas de la glomerulonefritis aguda son, en la mayoría de los casos, una infección bacteriana previa, generalmente causada por estreptococos como por ejemplo, tras una laringitis o amigdalitis. A veces también enfermedades de tipo autoinmune pueden ser la causa de una glomerulonefritis aguda.

Glomerulonefritis de rápidamente progresiva (GNRP)

La glomerulonefritis rápidamente progresiva (GNRP) se produce, generalmente, por un proceso autoinmune de causa desconocida, afectando a la función renal, pero también puede aparecer tras una infección.

Síndrome nefrótico

El síndrome nefrótico puede tener varias causas como, por ejemplo, las siguientes:

  • Procesos inflamatorios o infecciosos en el riñón
  • Uso de medicamentos durante años (por ejemplo, analgésicos o medicamentos antirreumáticos)
  • Intoxicación con metales (por ejemplo, mercurio)
  • Drogas (por ejemplo, heroína)
  • Enfermedades subyacentes (por ejemplo, diabetes mellitus, VIH)

Glomerulonefritis crónica

Esta entidad aparece cuando existe una destrucción lenta y progresiva de los glomérulos del riñón, con una pérdida progresiva de la función renal.

En algunos casos, se encuentra que la causa es un ataque específico al sistema inmunitario del organismo, pero en la mayoría de los casos, la causa se desconoce.

Proteinuria asintomática (presencia de proteínas en la orina) y/o hematuria (sangre en la orina)

Las causas de la proteinuria asintomática (presencia de proteínas en la orina) así como de la hematuria (sangre en la orina) son, por lo general, procesos inflamatorios de los riñones.