Fractura de clavícula: Diagnóstico

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Gemma Tena (19 de Marzo de 2012)

El diagnóstico de una fractura de clavícula atiende a los síntomas y signos que presenta el paciente. Estos suelen ser los siguientes:

  • El brazo está situado habitualmente en posición antálgica y el hombro ligeramente inclinado hacia delante.
  • La zona del hueso afectado suele estar inflamada y el paciente suele presentar hematomas.
  • La clavícula rota suele percibirse al tacto y visualmente.
  • El movimiento del brazo de la zona afectada o la presión en el hombro causan dolor.
  • El movimiento de la articulación del hombro afectado suele producir una crepitación.

Para diagnosticar con certeza la fractura de clavícula y acotar la zona afectada, es necesaria una radiografía del hombro y la clavícula en dos planos diferentes. Esta prueba ayuda a confirmar el diagnóstico de fractura y determina la extensión y el tipo de rotura.

Una fractura de clavícula localizada cerca del esternón puede quedar oculta por el efecto de superposición. En estos casos, es necesario realizar un TAC que ayude al diagnóstico. Esta prueba diagnóstica localiza las fracturas pequeñas.

Radiografía con las líneas de la fractura (señaladas) de una clavícula desplazada.

En el diagnóstico de la fractura de clavícula es importante determinar si los nervios y los vasos sanguíneos del brazo afectado están dañados, en cuyo caso la circulación sanguínea y la sensibilidad de la extremidad pueden verse afectadas. Además, puede estar limitado el movimiento de determinados grupos de músculos. En la mayoría de estos casos, es recomendable realizar una intervención quirúrgica para resolver la situación.