Fisura anal

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Belén Giménez (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/Pixland

La fisura anal se define como una grieta alargada que se localiza en la mucosa de la zona externa del recto. Los síntomas característicos son fuerte dolor durante las deposiciones, estreñimiento y sangre en las deposiciones.

La fisura anal puede tratarse con éxito después de un simple diagnóstico. Se trata de una enfermedad benigna cuyo tratamiento entra en el campo de aplicación de un cirujano general o un proctólogo.

Las posibles causas de la fisura anal son unas deposiciones demasiad duras y una presión excesiva a la hora de ir al baño. Las personas que mantienen relaciones sexuales por vía anal se ven especialmente afectadas. La tensión muscular elevada del músculo constrictor del esfínter crónica (tono del esfínter) provoca que los defectos en las mucosas de la zona anal se curen con mayor dificultad. El fuerte dolor relacionado con la herida al defecar aumentan el tono del esfínter. Se crea un ciclo de dolor y se forma una fisura anal crónica.

Si se trata de una fisura anal crónica, puede tratarse con métodos conservadores como pomadas, purgantes o inyecciones. Para evitar las posibles complicaciones por fístulas anales o abscesos es necesario someterse a una cirugía.

Prevención de la fisura anal: seguir unos hábitos de vida saludables es fundamental para prevenir una fisura anal. Hay más claves para evitar que se produzcan. ¿Quieres saber cuáles?