Publicidad

Publicidad

Fibromialgia

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (4 de Febrero de 2011)

© Jupiterimages/iStockphoto

La fibromialgia es una enfermedad no inflamatoria caracterizada por contracturas musculares y se considera una forma especial del reumatismo de partes blandas.

La fibromialgia se manifiesta por síntomas como dolor permanente en la musculatura y en las inserciones tendinosas, así como una mayor sensibilidad a la presión en determinados puntos de dolor, los llamados puntos gatillo. Se trata de un total de 18 puntos de dolor que se hallan en las inserciones tendinosas. Hay una mayor sensibilidad al dolor en todo el cuerpo.

Los dolores en el marco de una fibromialgia pueden ser de diferente manera: sordos, agudos o radiantes. Tampoco la intensidad de los dolores es siempre la misma. Cambia tanto a lo largo del día como en el curso de la enfermedad. El estrés emocional o el frío pueden acentuar los dolores.

Asociadas a las molestias típicas de la fibromialgia pueden aparecer, entre otras, trastornos del sueño, cansancio, rigidez matutina y alteraciones psíquicas como depresiones.

Afecta más a las mujeres que a los hombres En total entre un dos y un tres por ciento de la población total está afectada de fibromialgia. La causa de la fibromialgia es todavía desconocida. Sin embargo, no hay trastornos orgánicos subyacentes y no se produce ninguna modificación patológica en músculos ni tendones. Los médicos debaten sobre si una posible causa puede ser un trastorno en el procesamiento de la información neuronal en el cerebro de para el dolor. También el estrés emocional parece desempeñar un papel importante.

El diagnóstico de la fibromialgia tiene lugar examinando el historial médico y la sensibilidad a la presión de los puntos gatillo. El tratamiento consiste en una combinación de asesoramiento psicosomático, terapia física y medicamentos. Los resultados son mejores cuanto antes se inicia el tratamiento, Pueden observarse involuciones de la enfermedad cuando se reconoce y trata en los dos primeros años de la enfermedad. Si la fibromialgia se prolonga durante un periodo más prolongado, tiende a convertirse en crónica.