Publicidad

Publicidad

Estreñimiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (27 de Septiembre de 2016)

© iStock

El estreñimiento, se caracteriza por una defecación infrecuente, menos de tres veces por semana, y con deposiciones duras que solo permiten una evacuación con dificultad y, en ocasiones, con dolor. El estreñimiento es uno de los trastornos gastrointestinales más frecuentes. Afecta especialmente a mujeres, sobre todo durante el embarazo.

Además del estreñimiento, muchos afectados tienen también una sensación de evacuación incompleta constante. En raros casos, el recto está casi completamente bloqueado y solo puede vaciarse utilizando los dedos.

El estreñimiento suele aparecer por una alimentación incorrecta o como efecto secundario de determinados tratamientos con medicamentos. También otros factores como la alteración de las rutinas diarias, en viajes o en casos de trabajadores a turnos por ejemplo, o el estrés pueden dificultar la evacuación. En ocasiones, el estreñimiento es un síntoma de otra enfermedad como en casos de cáncer de colon, síndrome de intestino irritable, hipotiroidismo o enfermedades mentales y del sistema nervioso. Si no puede hallarse ninguna causa, se habla de estreñimiento funcional.

Algunos factores que aumentan el riesgo de estreñimiento son la edad (mayor incidencia en adultos mayores de 65 años), la depresión, el sedentarismo, una baja ingesta calórica o de líquidos y algunos medicamentos. Los pacientes encamados, con demencia o enfermedades neurológicas también pueden verse afectados en mayor medida por este problema. Además, existe una mayor incidencia de estreñimiento en las mujeres que en los hombres, especialmente en el caso de las embarazadas.

El tratamiento del estreñimiento dependerá de las causas y de las molestias y puede incluir cambios en el estilo de vida, medicación con fármacos, laxantes suaves o ablandadores de heces, biorretroalimentación y en algunos casos graves cirugía.

Hacer ejercicio físico moderado diariamente, llevar una dieta rica en fibra, por ejemplo con la ingesta habitual de cereales integrales, salvado de trigo o frutas y verduras ricas en fibra, así como acompañar la dieta de una buena hidratación, pueden ayudar a prevenir el estreñimiento.

Es muy común que los pacientes que acuden a una consulta de atención primaria no comenten su problema de estreñimiento (cerca del 60% de la población que se consideran estreñidos, no han consultado a un médico nunca), por ello es muy importante que se pierda la vergüenza ante este problema de salud que causa tantas molestias y alteraciones en la vida diaria del afectado y se consulte siempre a un médico en cuanto tenga síntomas o incapacidad para poder ir al baño frecuentemente.