Esquizofrenia: Definición

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (19 de Marzo de 2012)

Según la definición, la esquizofrenia pertenece al grupo principal de los trastornos mentales, en los cuales se modifica de forma característica la experiencia interna y la percepción del entorno. Los pacientes presentan anomalías en casi todas las esferas de la personalidad. Se modifica la percepción, el pensamiento, la vida emocional, los impulsos y el movimiento (motricidad) de los afectados considerablemente. La esquizofrenia aparece frecuentemente en forma de brotes. Los pacientes sufren psicosis durante un periodo de tiempo determinado. La psicosis es un estado mental patológico descrito como una pérdida de contacto con la realidad.

Los medios de comunicación a menudo confunden la esquizofrenia con un trastorno de personalidad múltiple. En este otro trastorno existen dos o más personalidades distintas en una misma persona. En la esquizofrenia no se da este fenómeno.

Tipos

En psiquiatría, los médicos diferencian entre distintos tipos de esquizofrenia.

Dependiendo de los síntomas predominantes ésta se divide en los siguientes subtipos:

  • Si predominan el delirio y las alucinaciones: esquizofrenia paranoide alucinatoria.
  • Si aparecen sobre todo síntomas que afectan a la actividad motora: esquizofrenia catatónica.
  • Si se altera ante todo el estado emocional: esquizofrenia hebefrénica.
  • Cuando la falta de estímulo, la pobreza sentimental y aislamiento social están en primer plano: esquizofrenia residual; los síntomas positivos están presentes tan solo con baja intensidad
  • La esquizofrenia simple es un tipo de esquizofrenia en la que los afectados tienen pocos síntomas y poco acentuados. Los delirios y las alucinaciones no aparecen en este tipo.

Incidencia

En los países de Europa occidental, entre el 0,5 y el 1% de la población sufre esquizofrenia. Se estima que la probabilidad de que una persona desarrolle esquizofrenia a lo largo de su vida es del 1%. La incidencia entre hombres y mujeres es muy similar, aunque en promedio, los hombres desarrollan la enfermedad de 3 a 5 años antes que las mujeres.