Espina bífida (espalda abierta)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (12 de Diciembre de 2016)

© iStock

La espina bífida (mielomeningocele) es una malformación congénita de la columna vertebral y de la médula espinal que puede manifestarse con diferente gravedad de un paciente a otro.

La espina bífida surge cuando el denominado tubo neural, a partir del cual se desarrollan la columna vertebral y la médula espinal en el embrión, no se cierra correctamente entre la tercera y la cuarta semana de embarazo. Por este motivo, la espina bífida (igual que la anencefalia, una malformación de la bóveda craneal y del cerebro) está considerada un defecto del tubo neural.

El origen de la espina bífida no está del todo claro, aunque es posible que la malformación esté causada por factores genéticos y medioambientales. Así, se trata de una predisposición genética en la que intervienen varios genes. Los principales factores desencadenantes de la espina bífida en el feto es una deficiencia hereditaria de ácido fólico, ya sea por un aporte insuficiente o por una incorrecta metabolización (posible factor genético). Con la ingesta de ácido fólico tres meses antes del embarazo y durante la fase inicial del mismo, las mujeres pueden reducir notablemente el riesgo de que su bebé desarrolle una espina bífida.

Los síntomas que aparecen con la espina bífida dependen de lo dañada que esté la médula espinal por la formación de fisuras. Las posibles molestias van desde pequeñas limitaciones de las capacidades hasta paraplejias con trastorno vesical e intestinal. A menudo, con la espina bífida los ventrículos cerebrales se llenan con líquido cefalorraquídeo (hidrocefalia). La inteligencia de los niños afectados también puede verse reducida.

El diagnóstico de la espina bífida se obtiene normalmente durante el embarazo, pues la espina bífida ya suele apreciarse en la ecografía antes del nacimiento. Otra forma de identificar tempranamente una espina bífida consiste en analizar la sangre de las embarazadas en la semana 16 de embarazo (triple screening). Las personas con una espina bífida suelen recibir un tratamiento durante toda la vida para mejorar su calidad de vida