Espina bífida (espalda abierta): Definición

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (12 de Diciembre de 2016)

La espina bífida (mielomeningocele) es una malformación en la zona de la columna vertebral y de la médula espinal. Espina bífida significa literalmente “columna partida”. Dado que la columna vertebral y la médula espinal se desarrollan a partir del denominado tubo neural en el embrión, la espina bífida es lo que se denomina un defecto del cierre del tubo neural. Después de la cardiopatía congénita, los defectos del tubo neural son la segunda malformación congénita más frecuente.

Durante el desarrollo embrionario, ambos arcos vertebrales se funden normalmente en un anillo que limita el agujero vertebral hacia atrás. En el mismo agujero vertebral se encuentra la médula espinal, rodeada por capas. La espina bífida aparece cuando al cierre del arco le falta una o varias vértebras y se forma una fisura, lo que se produce entre el 23-26 días tras la concepción. Esta malformación puede provocar una protrusión (desplazamiento hacia adelante) en forma de saco de los componentes y los nervios de la médula espinal por la fisura. La espalda abierta se forma más a menudo en la zona de la columna vertebral lumbar y del sacro que en la zona de la columna vertebral dorsal o cervical. Normalmente se encuentra entre la quinta vértebra lumbar y la primera vértebra sacra.

Pueden distinguirse diferentes formas de espina bífida:

  • Espina bífida abierta: en la espina bífida abierta se han introducido en la fisura los arcos vertebrales, las capas de la médula espinal y/o la médula espinal. Este tipo de espina bífida es la más grave.
  • Espina bífida oculta: en la espina bífida oculta hay solo un arco vertebral bífido sin la participación de la médula espinal. Este tipo de malformación normalmente insignificante es muy frecuente y suele diagnosticarse casualmente con una radiografía.

Para distinguir las posibles formas de la espina bífida abierta, esta se subdivide en los siguientes cuadros clínicos:

  • Raquisquisis: es otra denominación de la espina bífida abierta y significa literalmente “fisura de la columna vertebral”. Este término suele usarse en caso de diagnósticos especialmente graves, cuando el tejido nervioso está totalmente descubierto y falta una capa de piel.
  • Meningocele: aquí se desplazan solo las capas de la médula espinal (meninges) por la fisura del arco vertebral bajo la piel. La médula espinal está en su posición normal. Los meningoceles constituyen alrededor del 10% de los casos de espina bífida.
  • Mielomeningoceles: En este caso, tanto las capas de la médula espinal (meninges) como la médula espinal se encuentran fuera del arco vertebral, lo cual se aprecia como protrusión bajo la piel.

Incidencia

La incidencia de los defectos del tubo neural, como la espina bífida, varía geográficamente. Cuantos más miembros de la familia padecen un defecto del tubo neural, más alta es la probabilidad de que el defecto se manifieste también en los recién nacidos de dichas familias. Si en una familia nace un niño con espina bífida, el riesgo de repetición de una espina bífida o de una anencefalia (malformación cerebral) es del 1,5 al 3%. La espina bífida es un poco más frecuente en el sexo femenino. En España hay casi 20.000 personas afectadas por espina bífida. Uno de cada mil nacidos vivos en España presentan un defecto en el tubo neural; en prácticamente la mitad de los casos se trata de espina bífida. Con respecto a la espina bífida oculta, es muy frecuente y se presenta en el 15% de las personas sanas.