Publicidad

Publicidad

Escoliosis

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Laura Osuna (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/iStockphoto

La escoliosis es una alteración de la posición corporal producida por la deformación lateral de la columna vertebral y caracterizada por una torsión de determinadas vértebras. A menudo, esta anomalía se descubre por casualidad. Normalmente por observación porque al comienzo no produce molestias y son, sobre todo, los padres de los niños afectados los primeros en detectar la escoliosis.

La escoliosis puede deberse a varias causas. Entre los posibles causantes están desde malformaciones congénitas hasta lesiones musculares o de nervios producidas por accidentes, así como determinadas enfermedades. Aproximadamente, en el 90% de los casos, la causa desencadenante de una escoliosis es desconocida. La denominada escoliosis idiopática es determinante en el caso de niños y adolescentes.

Esto es así porque los niños no la notan al no sentir dolor. Aunque ya un bebé puede tener la columna vertebral torcida, lo habitual es que aparezca más adelante, entre los diez y los doce años. Al principio, no suelen tener dolores y esto suele mantenerse así hasta mediados o finales de la treintena, es decir, sin sintomatía alguna. Sin embargo, con el paso de los años, la columna vertebral permanentemente torcida se arquea cada vez más. Por eso, una escoliosis no tratada puede provocar importantes molestias a la persona según avanza en edad. La consecuencia eventual de esta situación es un acortamiento del tronco, lo cual provoca trastornos en los órganos internos, como el corazón, pulmón, hígado, estómago e intestino.

Normalmente, la escoliosis puede diagnosticarse gracias a una exploración física y una radiografía. Esta prueba ofrece información sobre el alcance de la desviación de la columna vertebral. El tratamiento de la escoliosis se determina según la causa y el grado de la deformación, así como por la edad del paciente. En una escoliosis inicial son especialmente importantes determinados ejercicios fisioterapéuticos y después el tratamiento requerirá el uso de un corsé. En el caso de una escoliosis severa, es necesario realizar una operación para corregir la columna vertebral torcida y volver a estabilizarla en su nueva y correcta forma. Si el tratamiento se inicia de forma precoz las probabilidades de una curación son, en la mayoría de los casos, buenas.

Malformación de la columna vertebral