Publicidad

Publicidad

Esclerosis múltiple: Síntomas

Autor: Redacción Onmeda (31 de Mayo de 2017)

Principales molestias

La esclerosis múltiple (EM) se manifiesta a través de numerosos síntomas: la enfermedad no tiene una sola evolución. Sin embargo, existen algunos síntomas precoces que se dan a menudo. Algunas de las primeras molestias que se presentan son el entumecimiento, las alteraciones de la visión y la parálisis muscular:

  • Trastornos sensoriales: La esclerosis múltiple se manifiesta casi siempre a través de una sensación de entumecimiento u hormigueo, tensión alrededor de las articulaciones o la cadera (como un guante de hierro o un cinturón), dolores o disminución de la sensibilidad (por ejemplo, en la percepción de la temperatura). A menudo estas molestias empiezan en la punta de los dedos y se extienden por los brazos y las piernas. También es frecuente que al flexionar el cuello, agachando la cabeza hacia delante, los afectados experimenten la mayoría de las veces una especie de latigazo a lo largo de la columna vertebral (a veces llega hasta las manos y los pies).
  • Trastornos de la visión: Estos signos se muestran en la mayoría de casos de esclerosis múltiple (en diferentes formas), en cerca de tres cuartos de todos los casos. El mayor motivo por el que se dan estas molestias es la inflamación del nervio óptico. Los trastornos comienzan a menudo con dolores oculares que empeoran con el movimiento del globo ocular. Los afectados ven de repente por un ojo como si miraran a través de un velo o de la niebla. Dependiendo de la dimensión de la inflamación, también puede afectar a la visión del color. También pueden percibierse destellos o pérdidas de campo visual. En algunos casos la visión central se ve afectada, por lo que de repente puede resultar difícil leer la escritura pequeña. Por lo general, los síntomas se resuelven desde semanas hasta seis meses después de que la inflamación remita. En otros tipos de trastorno se pueden dar casos en los que los afectados ven doble. Esto se debe a la parálisis de los músculos del ojo.

Típica alteración de la visión.

  • Parálisis muscular: A menudo en casos de esclerosis múltiple los músculos se debilitan, se cansan fácilmente, se muestran tensos (espásticos) y rígidos. La parálisis muscular también se manifiesta en brazos y en piernas. A menudo la parálisis se localiza sólo en una pierna. La musculatura también puede mostrarse débil, además de rígida. Los síntomas pueden afectar a brazos y piernas así como a un lado del cuerpo.

A menudo los síntomas de la esclerosis múltiple se intensifican con el calor, la fiebre o el esfuerzo. Esto afecta sobre todo a la debilidad muscular.

La esclerosis múltiple (EM) puede acarrear distintos síntomas aparte de estas tres manifestaciones principales (trastornos sensoriales, trastornos de la visión y parálisis muscular):

Cuando la esclerosis múltiple afecta a la función de algunos nervios craneales, los síntomas aparecen en la cara y puede darse parálisis (parálisis facial) o dolor (neuralgia del trigémino). La esclerosis múltiple también puede causar trastornos del sentido del gusto y trastornos del equilibrio.

Otros síntomas que pueden perjudicar especialmente a los afectados son los trastornos del habla. Se presentan junto con dificultades para andar y temblor de manos, cuando el cerebelo está dañado. Uno de los trastornos del habla más comunes de la esclerosis múltiple consiste en la ralentización de ésta, silabeando y produciendo las sílabas como “por explosiones”.

La esclerosis múltiple conlleva en cerca de dos tercios de los casos un trastorno de la función vesical. Esto puede limitar mucho la vida diaria y el bienestar de los afectados. En los primeros estadios predomina la dificultad y el poco control de la micción con pérdidas involuntarias (incontinencia). Más tarde, en la mayoría de los casos, esto da lugar a una retención de la orina indeseada. Otros síntomas posibles son los trastornos del tránsito intestinal (generalmente estreñimiento), trastornos de la función sexual y sudoración anormal.

La esclerosis múltiple también puede influir a la mente y conllevar enfermedades psíquicas: la gente con esclerosis múltiple tiende a presentar cambios de humor y síntomas depresivos como tristeza, insomnio y falta de energía. A veces muestran también un comportamiento eufórico que no se corresponde con el estado de su enfermedad.

En definitiva, la esclerosis múltiple puede presentar todos los síntomas nombrados de forma aislada o pueden darse varios a la vez.