Eritema infeccioso: Diagnóstico

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (19 de Marzo de 2012)

El médico diagnostica eritema infeccioso casi siempre a la vista del característico exantema (erupción cutánea). Si este exantema no se manifiesta o tiene un aspecto atípico, el megaloeritema también puede verificarse, a partir del décimo día de enfermedad, con un análisis de sangre: durante el transcurso de la infección, el sistema inmunitario del paciente produce los anticuerpos específicos en la sangre (anticuerpos IgM contra el parvovirus B19). Estos anticuerpos pueden detectarse en el cuerpo semanas e incluso años después de una infección por parvovirus B19, permitiendo así efectuar el diagnóstico de una enfermedad activa o pasada.

Una infección por parvovirus B19 supone un peligro para el feto durante el embarazo. Por ello, el médico debe supervisar muy de cerca la salud del bebé tras un diagnóstico de eritema infeccioso en una mujer embarazada. Para ello, calcula el valor de la denominada alfa fetoproteína (AFP). Este compuesto proteico AFP se presenta en fetos en una alta concentración. Por medio de los valores de la AFP y ecografías, el facultativo puede determinar precozmente los posibles daños para el niño y reaccionar adecuadamente.