Publicidad

Publicidad

Enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Isabel Pescador (7 de Marzo de 2017)

© iStock

La enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) es una patología que se produce cuando el reflujo de los jugos gástricos asciende desde el estómago hasta el esófago produciendo síntomas molestos al paciente. Así, la ERGE representa un riesgo de complicaciones orgánicas y/o una disminución de la calidad de vida del paciente.

La causa más frecuente de una enfermedad por reflujo gastroesofágico es la disfunción del músculo o esfínter esofágico inferior. Los síntomas del reflujo son los más comunes entre las enfermedades estomacales e intestinales. Aproximadamente, un 7,7% de la población de los países industrializados sufre los síntomas de reflujos gastroesofágicos varias veces por semana. Los afectados sienten ardor de estómago, sobre todo, después de haber ingerido comidas copiosas, que se recrudece cuando están tumbados. Otro síntoma común son los dolores inespecíficos localizados en el epigastrio. Esta alteración puede evolucionar hacia una esofagitis (reflujo-esofagitis o enfermedad de reflujo erosivo), en un 40% de los casos.

Una gastroesofagitis continua, originada por la enfermedad por reflujo gastroesofágico, aumenta el riesgo de desarrollar un tumor maligno. La enfermedad por reflujo gastroesofágico también puede afectar a las vías respiratorias dando lugar a tos crónica, asma o laringitis.

La pHmetría de 24 horas puede servir para diagnosticar una ERGE. El objetivo de esta prueba diagnóstica es medir de forma continua el contenido de ácido (valor pH) del esófago inferior durante 24 horas para detectar el reflujo del contenido del estómago. Para tratar una enfermedad por reflujo gastroesofágico lo más importante es cambiar los hábitos de vida para controlar la formación de los ácidos gástricos. Simples gestos como, por ejemplo, llevar una alimentación saludable o controlar la ingesta de medicamentos son muy recomendables para controlar la secreción de jugos gástricos. El pronóstico de recuperación suele ser bueno.

En caso de enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) existen determinadas situaciones que reclaman una intervención quirúrgica porque los tratamientos médicos no son suficientes. Esto ocurre cuando, por ejemplo, hace falta aumentar la medicación periódicamente porque no se consigue controlar la secreción de jugos gástricos o por determinadas situaciones patológicas como esófago de Barrett, úlceras, estenosis, determinadas enfermedades respiratorias, esofagitis grado I-II con esfínter gastroesofágico incompetente y test de reflujo (+) o hernia hiatal verdadera.

La enfermedad por reflujo gastroesofágico se produce con frecuencia entre la población adulta. Así, el porcentaje de afectados es de 1-2 de cada 10 personas. En los niños también tiene una alta incidencia, especialmente en el periodo neonatal, en el que los bebés con reflujo suelen mostrarse irritables y tener una insuficiente ganancia de peso. Durante los primeros meses de vida, el reflujo puede estar causado por la inmadurez del sistema digestivo del niño o por otras causas como la exposición a agentes tóxicos presentes en su entorno, como el tabaco.