EPOC

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Ana Fernández (12 de Noviembre de 2014)

© Jupiterimages/AbleStock.com

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), cuya causa principal es el tabaco, puede prevenirse fácilmente. No obstante, esta enfermedad de las vías respiratorias ha aumentado de forma muy significativa en las últimas décadas: la EPOC es la cuarta causa de muerte a nivel mundial. Y, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el año 2020 pasará a ser la tercera causa de muerte.

La abreviatura EPOC se refiere a enfermedad pulmonar obstructiva crónica, y designa diversas enfermedades de las vías respiratorias con una sintomatología parecida, pero que se diferencian en su aparición, diagnóstico y tratamiento. En este grupo se incluyen las siguientes enfermedades:

La causa de la EPOC es la inhalación de sustancias nocivas durante años por los pulmones. El factor de riesgo principal es el tabaco. La EPOC también puede estar causada, en menor medida, por factores medioambientales y hereditarios.

Los síntomas principales de la EPOC son tos, expectoración, dificultad respiratoria (sobre todo al realizar esfuerzos) y una clara disminución de la capacidad pulmonar. Una vez que se ha desarrollado la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, ya no es posible una curación completa. Sin embargo, un tratamiento apropiado puede ayudar a mejorar la calidad de vida de estos pacientes, pues impide que la enfermedad progrese, alivia los síntomas y, por ende, aumenta la esperanza y la calidad de vida.

En el tratamiento para la EPOC se emplean medicamentos específicos para controlar los síntomas y mitigar sus efectos. Se busca mejorar la capacidad respiratoria de la persona. Además, es importante complementar el tratamiento con medidas no farmacológicas (ejercicio físico adaptado, fisioterapia respiratoria, dieta y oxigenoterapia domiciliaria).

La evolución de la EPOC varía de un caso a otro pero depende, principalmente, de la rapidez con la que se establece el diagnóstico de la enfermedad y de la adherencia del paciente al tratamiento.

Prevenir y evitar las causas responsables de una enfermedad pulmonar obstructiva crónica es crucial para el éxito del tratamiento. Esto significa dejar el tabaco porque la inhalación continua de humo favorece la inflamación crónica de las mucosas de las vías respiratorias.

Prevención de la EPOC: el tabaco es la causa más frecuente de esta enfermedad respiratoria de carácter crónico. ¿Quieres más información sobre cómo prevenir la enfermedad pulmonar obstructiva crónica?