Epididimitis: Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Belén Giménez (15 de Abril de 2016)

Primeramente, en el caso de una inflamación del epidídimo (epididimitis), se realiza un tratamiento conservador. Si el patógeno es bacteriano, se recetan antibióticos. Otras medidas de apoyo, como mantener el escroto frío y en alto, así como los calmantes, ayudan a aliviar el dolor.

En el caso de una infección aguda del epidídimo, deberán evitarse los esfuerzos físicos durante el tiempo que dure el tratamiento.

Una inflamación aguda del epidídimo (epididimitis) puede evolucionar junto a variadas complicaciones; puede dar paso a una formación purulenta y un absceso o incluso originar una infección de la sangre (sepsis). También puede ocurrir una necrosis del tejido testicular por la falta de sangre en la zona. En este caso será necesario operar al paciente. Incluso puede que en determinadas circunstancias sea inevitable extirpar el epidídimo y el testículo, pero esto ocurre en muy raras ocasiones.

Estas graves complicaciones pueden evitarse en su mayoría con un tratamiento oportuno y adecuado de la inflamación del epidídimo.