Epididimitis: Diagnóstico

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Belén Giménez (15 de Abril de 2016)

Si existe la sospecha de una inflamación aguda del epidídimo (epididimitis), el diagnóstico puede realizarse de diferentes maneras:

La ecografía se aplica en el caso de la inflamación del epidídimo para determinar si su tamaño ha aumentado. No es infrecuente que dicha inflamación esté unida a un hidrocele (acumulación de líquido entre dos de las capas que recubren el testículo) combinada en determinadas circunstancias con una supuración ya extendida (formación de absceso). Con la ayuda de una ecografía Doppler, que evalúa el flujo de los vasos sanguíneos, puede determinarse si existe una pronunciada circulación sanguínea de la parte afectada.

A la hora de diagnosticar una inflamación aguda del epidídimo es importante descartar que se trate de una torsión testicular. En el caso de una inflamación avanzada, realizar un análisis de sangre puede determinar si los marcadores de infecciones (glóbulos blancos, proteína C-reactiva) han aumentado.