Publicidad

Publicidad

Enfisema pulmonar

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Ana Fernández (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/iStockphoto

El enfisema pulmonar se refiere a una sobre distensión patológica del pulmón, secundaria a la destrucción de los tabiques que separan los alveolos. La inflamación crónica, la predisposición genética y el tabaquismo pueden ser algunas de sus causas. Ni siquiera el tratamiento puede hacer desaparecer las alteraciones producidas en el pulmón.

El enfisema pulmonar crónico se da en la mayoría de los casos debido a una bronquitis crónica o a una bronquitis obstructiva crónica. Sobre todo los fumadores y los pacientes con deficiencia enzimática congénita (déficit de alfa-1 antitripsina, también conocida como déficit del inhibidor de proteasa alfa-1), tienen un mayor riesgo de padecer un enfisema.

Además existen otros factores en la aparición de un enfisema pulmonar como la exposición crónica a diversas sustancias, a veces esta exposición está relacionada con el trabajo. Este puede ser el caso cuando los afectados están expuestos durante mucho tiempo al polvo, a determinadas sustancias químicas o a una alta presión. En los casos del polvo y las sustancias químicas, los afectados padecen bronquitis crónica antes de que se desarrolle el enfisema. Esto ocurre porque los pulmones son sensibles a sustancias irritantes como ciertos químicos, partículas extrañas o el polvo. Los tabiques que separan las bolsas de aire (alveolos) pueden degenerar hasta destruirse, generándose el enfisema.

Alvéolos pulmonares bajo presión

El enfisema pulmonar junto con la bronquitis obstructiva crónica forman parte de la conocida como enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). El término “obstructiva” hace referencia a la obstrucción que los pacientes sufren de las vías respiratorias, lo que hace especialmente difícil la espiración. El asma bronquial también se considera una enfermedad pulmonar obstructiva, pero se diferencia de la EPOC en las causas, el tratamiento y el pronóstico.

Si el médico detecta un enfisema pulmonar, el paciente deberá responder a preguntas sobre sus molestias y podría ser necesario someterse a distintas pruebas como radiografías, una tomografía y/o una espirometría.

El tratamiento del enfisema pulmonar se limita a aliviar las molestias y evitar el avance o las posibles complicaciones de la enfermedad. Sin embargo, el tratamiento no puede eliminar las lesiones del pulmón. Lo más importante del tratamiento es evitar las sustancias nocivas como el tabaco. En la prevención y el tratamiento del enfisema pulmonar las vacunas contra la gripe y el neumococo desempeñan un papel importante.