Enfermedad de Fabry: Evolución

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Leticia del Olmo (19 de Marzo de 2012)

La enfermedad de Fabry normalmente tiene una evolución progresiva. Los primeros síntomas ocurren en la infancia y con los años van afectándose los órganos más importantes: los riñones, el corazón y el cerebro. Puede haber una evolución más leve, con síntomas limitados a un órgano concreto. En las mujeres esta enfermedad suele aparecer más tarde y ser menos pronunciada que en los hombres.

Mediante el diagnóstico precoz y el tratamiento temprano de reemplazo enzimático se puede influir positivamente sobre el curso de la enfermedad de Fabry. Esta terapia generalmente conduce a una importante mejoría de los síntomas. Además, se puede evitar la progresión del daño a los órganos.

Sin tratamiento, la calidad de vida en estos pacientes se afecta de forma significativa y la esperanza media de vida se reduce entre 40 y 50 años.