Endometriosis

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/Stockbyte

La endometriosis es una enfermedad ginecológica benigna en la que la mucosa uterina (endometrio) se encuentra fuera de la cavidad interna del útero, por ejemplo, en la musculatura uterina o totalmente fuera del útero en otros órganos.

En principio la endometriosis puede afectar a cualquier órgano, aunque normalmente se encuentra en los órganos de la pelvis menor, justo al lado del útero (por ejemplo, las trompas de Falopio y los ovarios) y en la cavidad peritoneal entre el intestino y la cara posterior del útero (fondo de saco de Douglas). Las causas de la endometriosis aún no están del todo claras.

El tejido desplazado fuera del endometrio esta sometido al ciclo menstrual igual que la mucosa uterina normal y provoca molestias sobre todo durante la menstruación. Por eso los síntomas principales de la endometriosis son dolores menstruales acompañados de fuertes calambres. No obstante, la manifestación de la endometriosis depende, entre otras cosas, de los órganos donde se encuentre el tejido uterino desplazado. Otros síntomas de la endometriosis son, por ejemplo, los siguientes:

Dado que los síntomas de la endometriosis están relacionados con el ciclo hormonal de la mujer, por regla general desaparecen al alcanzar la menopausia. En algunos casos las formaciones endometriales no causan ninguna molestia específica y pasan inadvertidas durante toda la vida.

Cuando una mujer acude al médico por las molestias ocasionadas por la endometriosis se le hacen diferentes pruebas para establecer el diagnóstico, aunque la detección segura de la endometriosis solo es posible con una endoscopia abdominal (laparoscopia). En el momento en que se establece el diagnóstico de la endometriosis la mayoría de las mujeres tiene entre 20 y 40 años. El tratamiento consiste en extirpar quirúrgicamente las formaciones endometriales y bloquear el ciclo hormonal con medicamentos. Si en el marco de la endometriosis no se produce un embarazo deseado, después de la operación dos de cada tres mujeres pueden cumplir sus deseos genésicos.