Embarazo ectópico o extrauterino: Diagnóstico

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Patricia Alva (19 de Marzo de 2012)

En el caso del embarazo tubárico o abdominal se pueden aplicar diversos procedimientos para realizar el diagnóstico:

Las señales importantes que pueden indicar un posible embarazo fuera del útero (extrauterino) son datos que ofrecen la menstruación, los síntomas de las molestias sufridas, los abortos espontáneos previos, los tratamientos contra la esterilidad, inflamaciones del bajo vientre previas y los métodos anticonceptivos. El dolor lateral característico, junto a hemorragias uterinas, son síntomas típicos que apuntan a un posible embarazo tubárico. En el caso del embarazo abdominal, el diagnóstico suele realizarse más tarde, debido a una falta de síntomas o a que los dolores del bajo vientre son ligeros y en forma de calambres.

La sospecha de estar sufriendo un embarazo tubárico o abdominal puede aclararse a través de una prueba de embarazo, una exploración ginecológica y una ecografía abdominal. En el caso de que la prueba del embarazo sea positiva, una matriz vacía y la falta de aumento de hormonas del embarazo en la sangre GCH) son características de un embarazo extrauterino. A veces, con la ayuda de una ecografía desde la vagina, a partir de la sexta semana ya puede observarse una formación de la placenta en las trompas de Falopio del embarazo tubárico.

Si los síntomas son fuertes y los métodos de exploración no pueden determinar con seguridad que se trata de un embarazo tubárico o abdominal, es necesario realizar una ecografía abdominal (laparoscopia) para poder encontrar el lugar del anidamiento. La laparoscopia se realiza bajo anestesia local. Se procede efectuando un pequeño corte entre la zona del ombligo y el límite del hueso del pubis, por el cual el médico introducirá un endoscopio con óptica y los correspondientes instrumentos quirúrgicos.

Si no hay molestias o solo se padecen ligeros dolores en el bajo vientre y no se diagnostican hemorragias en la cavidad abdominal, es posible esperar un par de días más antes de iniciar un tratamiento. En la mayora de los casos, el embarazo tubárico y abdominal concluye por sí mismo, sin necesidad de aplicar ningún tratamiento subsiguiente.