Dolor de espalda: Diagnóstico

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Patricia Alva (19 de Marzo de 2014)

El diagnóstico exacto de un dolor de espalda depende de sus causas. El médico utiliza diferentes métodos para descubrir las causas. Entre otros, se utilizan:

  • Historial médico (anamnesis) y examen físico
  • Radiografías
  • Tomografía computerizada (TAC) y resonancia magnética (RM)
  • Mielograma (una forma especial de rayos X, en la cual se inyecta un líquido de contraste en el conducto raquídeo)

Historial médico y examen físico

Para el diagnóstico del dolor de espalda es especialmente importante un minucioso examen del historial médico (anamnesis). Si le han diagnosticado antes enfermedades concomitantes como la artrosis (enfermedad degenerativa de las articulaciones) o la osteoporosis (pérdida de masa ósea), estas pueden ser el desencadenante. Además, el médico tratará de averiguar si existen razones psicosomáticas para su dolor de espalda. Esto incluye, por ejemplo, problemas psicológicos permanentes, tales como el estrés o la depresión. También los aspectos profesionales son importantes a la hora de evaluar las causas de su dolor de espalda. Por ejemplo, el hecho de que una persona trabaje de pie o sentada puede hacer que sus molestias se agraven.

Otro elemento de diagnóstico consiste en realizar diarios del dolor. El paciente debe anotar, con ayuda de una escala, cómo es el dolor de espalda a lo largo del día. Estos diarios ayudan a evaluar el dolor de espalda y controlar las posteriores medidas del tratamiento.

El médico o el ortopeda debe explorar a los afectados también físicamente. Así pueden evaluar los cambios que se pueden observar desde el exterior. Entre otros, la posición de la pelvis y los hombros, las curvaturas de la columna vertebral y la postura en general. También se probará la fuerza muscular, los reflejos, la sensibilidad y la movilidad de las articulaciones y de la columna vertebral. En muchos casos, es posible encontrar así la causa del dolor de espalda y entonces no serán necesarias más pruebas.

Si existe la sospecha de que los nervios pudieran estar dañados, el paciente debe acudir a un neurólogo.

Radiografías

Para aclarar las causas del dolor de espalda, puede ser necesaria una radiografía. Las radiografías de la columna vertebral se realizan en dos planos: frontal y lateral. Las imágenes obtenidas mediante rayos X dan información sobre el estado de las vértebras, la posición y la curvatura de la columna y el estado de las articulaciones vertebrales.

Para resolver determinadas dudas, se pueden realizar radiografías flexionando la columna hacia atrás o hacia delante. Estas imágenes funcionales proporcionan información sobre la movilidad de la columna, lo que permite sacar conclusiones sobre el dolor de espalda.

Tomografía computerizada (TAC) y resonancia magnética (RM)

A menudo se realiza una tomografía computerizada (TAC) o una resonancia magnética (RM) para aclarar cuáles son las causas del dolor de espalda.

Estos procedimientos de creación de imagen médica sirven para explorar determinadas secciones de la columna vertebral. Producen imágenes de cortes transversales de los músculos, las vértebras, los discos intervertebrales y las articulaciones, que ayudan al médico a hacerse una idea más exacta de las posibles causas del dolor de espalda.

Por lo general, estas pruebas se hacen sin medio de contraste. Sin embargo, en casos en los que se sospecha que la causa del dolor de espalda puede ser una inflamación o un tumor, puede ser imprescindible la utilización de este.

Mielografía

Existe un procedimiento especial llamado mielografía para crear una imagen de la médula espinal y sus nervios (nervios espinales). Cuando se realiza una mielografía, se inyecta un agente de contraste en el cilindro fibroso que rodea la médula espinal (llamado saco dural). Gracias al medio de contraste, el médico puede observar en la radiografía, además de los huesos de la columna, la médula espinal y las raíces de los nervios. A través de una tomografía computerizada (TC) tras la mielografía se pueden evaluar con exactitud las cuestiones relacionadas con el dolor de espalda.