Dolor de hombro: Causas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (25 de Octubre de 2014)

El hombro doloroso puede tener causas muy diversas, no en vano el hombro es la articulación con mayor movilidad del cuerpo humano. Al contrario de lo que ocurre en muchas otras articulaciones, como la coxofemoral, en el hombro no hay un cotilo profundo que reciba la cabeza del hueso (cabeza del húmero) y la estabilice, sino que son los músculos, tendones y ligamentos de la cabeza los que la mantienen en su posición correcta. Si estos no cumplen en suficiente medida su función, la consecuencia suele ser la aparición de dolor de hombro. Por consiguiente, los músculos débiles o poco ejercitados, así como las deformaciones, pueden ser causa de este malestar. También una postura incorrecta constituye un riesgo para sufrir dolor de hombro.

Las más frecuentes causas del dolor de hombro son las siguientes:

La causa más habitual es el llamado síndrome de pinzamiento del hombro. Además, los sobre esfuerzos (por ejemplo, practicar entrenamiento con pesas o alzar objetos demasiado pesados) derivan, a veces, en inflamaciones de la articulación glenohumeral y de las inserciones de los tendones, o bien en distensiones y roturas de ligamentos, o en agarrotamientos y contracturas musculares.

Diagnóstico del dolor de hombr: ¿qué exploraciones físicas y pruebas clínicas hay que realizar para determinar el diagnóstico del dolor de hombro?

También las roturas de músculos y tendones pueden provocar dolor de hombro. Con la edad aparecen con mayor frecuencia alteraciones óseas en la articulación y calcificaciones en el tendón del bíceps. Asimismo, es común que los dolores en otras regiones del cuerpo como la mano, el brazo o las cervicales, irradien al hombro.

Síndrome de pinzamiento del hombro (síndrome de pinzamiento subacromial)

Los especialistas hablan de síndrome de pinzamiento del hombro o síndrome de pinzamiento subacromial cuando se produce la compresión de tejidos blandos en el espacio situado debajo del acromion. Puede tratarse, por ejemplo, de tendones, músculos, bolsa sinovial o partes de la cápsula articular.

El síndrome de pinzamiento es la causa más habitual de dolor de hombro u hombro doloroso. Este aparece al adoptar determinadas posiciones, sobre todo al elevar lateralmente el brazo (abducción) o al soportar una carga. El movimiento estrecha el espacio en la zona de la articulación, este no basta para albergar todas las estructuras que concurren en él y el tejido choca contra el acromion o queda aprisionado en él.

Lesión o desgarro del manguito de los rotadores (rotura del manguito de los rotadores)

Hay un conjunto de músculos y sus tendones que desempeñan un papel especial en la aparición del dolor de hombro: el manguito de los rotadores. Este es fundamental para proporcionar estabilidad a la articulación glenohumeral, para lo cual los músculos que lo componen han de trabajar de manera coordinada sin fricciones y tener fuerza suficiente. Si se produce un desgarro de uno de los tendones (rotura del manguito de los rotadores) aparecen dolores y la movilidad del brazo queda limitada.

Hombro rígido doloroso, inflamación de la articulación del hombro (hombro congelado)

El hombro rígido doloroso o inflamación de la articulación del hombro es una patología dolorosa de los tendones, cápsulas articulares y bolsas sinoviales en la región del manguito de los rotadores de la articulación del hombro. También se denomina periartritis escapulohumeral. El término hombro congelado hace referencia a la movilidad reducida o nula de la articulación. Entre las posibles causas del hombro rígido doloroso se encuentran las siguientes:

  • Falta de movimiento
  • Tendinitis
  • Capsulitis o contracción de la cápsula articular
  • Adhesiones capsulares, influencias externas (por ejemplo, caídas)
  • Otras patologías dolorosas del hombro.

Los dolores se intensifican, sobre todo, durante la rotación interna y externa del brazo e irradian al deltoides, un músculo triangular situado sobre la articulación del hombro.

Artrosis

La artrosis es otro de los desencadenantes del dolor de hombro. La artrosis del hombro se conoce en lenguaje especializado como omartrosis.

El desgaste del cartílago se produce por sobre esfuerzos (por ejemplo, practicar entrenamiento con pesas durante años), estrechamiento de la interlínea articular en personas de edad avanzada, enfermedades reumáticas (como la artritis reumatoide) o trastornos circulatorios.

Fracturas

Una de las fracturas con mayor incidencia en el ser humano es la fractura de clavícula. Tanto esta como otras fracturas en la zona del hombro provocadas por sobre esfuerzos prolongados a lo largo de años, conllevan dolores intensos y limitaciones de movilidad. Las fracturas y la destrucción de tejido (necrosis) en la cabeza del húmero son muy difíciles de tratar y en muchos casos requieren la implantación de una prótesis.

Dislocación de la articulación glenohumeral (luxación de hombro)

La luxación de hombro es una dislocación de la articulación glenohumeral. Cabe diferenciar tres tipos:

  • Dislocación provocada por accidentes (luxación traumática): es consecuencia directa de un accidente.
  • Dislocación recurrente (luxación recidivante postraumática): con posterioridad a una luxación traumática, pueden aparecer nuevas luxaciones.
  • Dislocación habitual (luxación habitual): el húmero sale de la cavidad glenoidea a consecuencia de la extensión excesiva o la flacidez de los ligamentos, lo que puede deberse a causas congénitas.

Tendinitis

Los signos de desgaste en los tendones de la articulación glenohumeral derivan, en ocasiones, en una inflamación crónica. La tendinitis de determinados músculos del hombro (supraespinoso, infraespinoso y músculo redondo menor) desencadena un dolor en la parte superior lateral del hombro y en la eminencia mayor del húmero donde se insertan los músculos (tubérculo mayor).

Bursitis

La bursitis (inflamación de la bursa o bolsa sinovial) del hombro puede aparecer a causa de lesiones por sobrecarga mecánica prolongada, infecciones, enfermedades reumáticas o hiperuricemia (gota).

El término médico que hace referencia a la bursitis típica del hombro es bursitis subacromial (bursa = bolsa sinovial, -itis = inflamación, subacromial = debajo del acromion).

Por lo general, la bursitis se debe a sobre esfuerzos en deportes donde son habituales los movimientos por encima de la cabeza (por ejemplo, balonmano, tenis) o trabajos que requieren mantener los brazos elevados (como pintores y barnizadores).

Contractura muscular

Una contractura acompañada de rigidez muscular pueden deberse a una postura corporal incorrecta o al estrés. Estar sentado durante muchas horas puede provocar un agarrotamiento severo en la cintura escapular. También aquellas personas que cargan demasiado peso o lo hacen sobre un solo lado someten el hombro, la espalda y la nuca a un sobreesfuerzo. Asimismo, no es infrecuente que los problemas psicológicos o sociales deriven en un agarrotamiento y contractura muscular.

Causas psicosomáticas

El término psicosomático engloba las palabras psique (alma) y soma (cuerpo).

Las enfermedades psicosomáticas son estados, problemas o patologías mentales que se manifiestan por medio de molestias físicas.

Lo mismo es aplicable a la inversa: los padecimientos corporales pueden acarrear problemas psicológicos.

El sistema nervioso vegetativo constituye un puente entre la psique y el cuerpo. Por ello, en situaciones de miedo o estrés, se acelera el pulso y aumenta el riego sanguíneo. Cuando el sobre esfuerzo tiene una duración excesiva, aparecen, en ocasiones, trastornos psicosomáticos. Si estos se muestran a modo de dolor constante, se vuelve a crear una situación de estrés y puede generarse un círculo vicioso.

Enfermedades en otras partes del cuerpo

Además, cabe la posibilidad de que patologías de otros órganos o estructuras provoquen dolores que se propagan hasta los hombros.

La causa exacta y el diagnóstico de dicha enfermedad requieren, en ocasiones, la aclaración por parte de otros especialistas, como internistas o neurólogos.

Ejemplos:

  • Dolores procedentes de la columna vertebral (dolor de origen vertebral)
  • Neuritis (neuritis del plexo braquial)
  • Lesiones nerviosas
  • Síndrome del nervio supraescapular
  • Síndrome del opérculo torácico
  • Enfermedades internas como ataque cardiaco, cólico biliar, tumores pulmonares (por ejemplo, cáncer de pulmón)
  • Enfermedades reumatológicas como artritis y artritis reumatoide