Dolor de cabeza en niños: Tratamiento

Autor: Terry Gragera Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (10 de Octubre de 2016)

El tratamiento del dolor de cabeza en niños se instaura dependiendo del tipo de cefalea de la que se trate.

En general, el dolor de cabeza infantil puede aminorar si el niño se tumba a descansar en una habitación con poca luz y en silencio y se pone un paño húmedo y frío (o hielo en una bolsa específica para tal efecto) en la zona que le duela.

Si se trata de un dolor esporádico, se puede utilizar un analgésico como paracetamol o ibuprofeno en las dosis indicadas para el peso del niño. En el caso de la migraña, el fármaco debe administrarse ante los primeros síntomas del dolor para que resulte más efectivo. Nunca se debe dar a un niño aspirina ni ningún otro medicamento con ácido acetilsalicílico, ya que en población pediátrica puede desencadenar el síndrome de Reye, que puede ser fatal.

En ocasiones, el dolor de cabeza desaparece instaurando hábitos de vida más saludables como dormir suficientes horas de sueño, hidratación adecuada, no tener ayunos prolongados, reducir el estrés y, de haberse identificado otros factores desencadenantes (alimentos, fármacos…), evitarlos.

En niños que padecen crisis muy frecuentes o que inciden especialmente en su calidad de vida, se puede instaurar un tratamiento preventivo (profilaxis) durante unos meses. Los fármacos más empleados en la prevención de las cefaleas en niños son propranolol, flunarizina y topiramato.

Si se trata de cefaleas de tensión, que también repercuten negativamente en la vida del niño, habría que descubrir la causa subyacente de su malestar emocional y tratarla, bien con psicoterapia o con los medios que estime indicados el pediatra.