Diverticulosis (divertículos en el intestino): Síntomas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Palestino Abdeljabbar (19 de Marzo de 2012)

En la mayoría de los casos, los divertículos en el intestino no provocan síntomas. Suelen notarse cuando surgen complicaciones. Si existen divertículos en el intestino, los síntomas se diferencian por la situación y forma de las invaginaciones.

Divertículo en el intestino delgado

Los divertículos que están en la zona del intestino delgado suelen pasar inadvertidos sin mostrar sintomatía alguna. Si los divertículos son numerosos en el intestino, es decir si en el intestino delgado existe una fuerte diverticulosis, pueden aparecer síntomas como una colonización errónea bacteriana, con los consiguientes problemas digestivos que conlleva. Además, los afectados se quejan de dolor de estómago, sensación de pesadez y diarreas ocasionales. Una congestión diverticular de las heces puede conducir a una acumulación de bacterias en el intestino delgado. El intestino delgado cumple una función importante en la digestión, por ejemplo, en la de las grasas. Al producirse una colonización bacteriana errónea, el rendimiento digestivo del intestino delgado baja. La consecuencia puede ser diarreas y heces anormalmente grasas (esteatorreas). Además, destruye los efectos de las vitaminas, especialmente de las solubles en grasa, como son la vitamina A, D, E y K que se ingieren con el alimento. La falta de vitaminas que esto origina puede incluso dar lugar a largo plazo a una anemia. También el divertículo congénito de Meckel que está situado en la parte inferior del intestino delgado (íleon) suele manifestarse cuando hay complicaciones, tales como inflamaciones, hemorragias o una oclusión intestinal.

Divertículos en el intestino grueso, diverticulosis

En la mayoría de los casos, los divertículos en el intestino grueso o la diverticulosis no suelen causar apenas síntomas. En aproximadamente un 80% de los casos, los divertículos en el intestino no provocan síntoma alguno. Es lo que los médicos denominan una diverticulosis asintomática. Algunos pacientes pueden padecer un dolor de estómago ocasional, una sensación de pesadez o irregularidades a la hora de hacer sus necesidades, como estreñimientos, flatulencias o diarreas. Solamente cuando aparecen complicaciones del tipo inflamatorio (diverticulitis) es cuando los divertículos en el intestino presentan sintomatías graves, como dolores (mayoritariamente en la parte inferior izquierda del hipogastrio), fiebre y estreñimiento.