Diverticulosis (divertículos en el intestino): Definición

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Palestino Abdeljabbar (19 de Marzo de 2012)

Un divertículo (del latín diverticulum = desviación) es, según la definición, una invaginación en forma de hongos, peras o bolsas en la pared de un órgano cavernoso. Los divertículos pueden aparecer en el intestino (divertículo intestinal), en la vejiga o en el esófago. Pueden ser congénitos o surgir con el paso de la edad.

Los médicos diferencian entre divertículos reales y no reales. Los divertículos reales en el intestino son invaginaciones de toda la pared intestinal. Suelen ser congénitos y aparecen individualmente (por ejemplo, el divertículo de Meckel del intestino delgado).

Los divertículos no reales (falsos o pseudodivertículos) solo están adheridos a las capas interiores de la pared intestinal, es decir, en la mucosa, y la submucosa. Los divertículos no reales en el intestino no son congénitos, aparecen en el trascurso de los años. Cuando en un órgano cavernoso se experimenta una fuerte presión o las estructuras del tejido conjuntivo producen tirantez, como sucede en el caso de las cicatrices externas que presionan contra la pared del órgano, las partes más débiles de la pared pueden ceder y abombarse hacia el exterior.

La mayoría de los divertículos en el intestino no son reales o pseudodivertículos. Cuando en el intestino grueso se hallan muchos de estos pseudodivertículos, se habla de diverticulosis.

En ellos, pueden depositarse heces, de manera que los divertículos intestinales se infectan y dan paso a la denominada diverticulitis.

Incidencia

Los divertículos del intestino pueden aparecen en diferentes partes del mismo y según donde lo hagan varía también la frecuencia. En el intestino delgado es infrecuente encontrar divertículos. Dado que además suelen descubrirse solo por casualidad, no existen datos fiables sobre la frecuencia de su aparición. Se supone que entre un 0,5 y un 1% de la población tiene divertículos en el intestino delgado.

La forma congénita del divertículo intestinal, el divertículo de Meckel, suele descubrirla el cirujano casi siempre por casualidad, cuando está extirpando el apéndice. Este divertículo de Meckel es un divertículo real en el intestino, que aparece entre un uno a tres por ciento de la población.

El divertículo del intestino grueso apenas se detecta en personas menores de 40 años. Según se avanza en edad, aumenta poderosamente la frecuencia de divertículos en el intestino grueso. Por eso, se puede decir que se trata de una modificación del intestino grueso inferior asociada a la edad. En los países occidentales, aproximadamente el 60% de las personas mayores de 70 años están afectadas por esta patología. En más del 80% de los casos, los divertículos se hallan situados en la parte inferior del intestino, delante del recto, en el denominado sigma o sigmoideo, y aparece en cantidad numerosa. Es decir, que se trata de una diverticulosis.

En Asia y África los divertículos del intestino aparecen con poca frecuencia, también en edad avanzada. En estos continentes, solo está afectado un 10% de la población. Esta diferencia regional en cuanto a la frecuencia indica que el estilo de vida cumple una importante función en la aparición de divertículos, especialmente en una alimentación pobre en fibras vegetales.