Displasia infantil de cadera, luxación congénita de cadera: Síntomas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (30 de Julio de 2011)

La luxación congénita de cadera y la displasia infantil de cadera se manifiestan por los siguientes síntomas típicos:

  • Inestabilidad de la articulación de cadera (signo de Ortolani)
  • La cabeza del fémur se desplaza en sentido medial y lateral (signo de Barlow)
  • Resistencia a la abducción de la articulación de cadera afectada
  • Asimetría de pliegues cutáneos en muslos posteriores
  • Aparente acortamiento de la pierna afectada

En el parto, la displasia infantil de cadera y la luxación congénita de cadera puede mostrar solo ligeros síntomas, pero también puede ser clínicamente manifiesta. El primer indicio de una displasia de cadera es con frecuencia únicamente una articulación inestable (signo de Ortolani). Esta retrocede en el 80% de los neonatos y la cadera se sigue desarrollando de forma normal. Si se sigue ejerciendo presión desde el exterior sobre la cabeza femoral y, de este modo, en los bordes cartilaginosos del acetábulo (por ejemplo, al envolverlo en posición extendida de las caderas), esto puede deformar el acetábulo y alterar la forma de la articulación. Si la cabeza femoral se halla en una posición incorrecta, la musculatura se acorta. Esto dificulta la estabilización de la cadera y se forma una luxación de cadera.