Displasia infantil de cadera, luxación congénita de cadera: Diagnóstico

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (30 de Julio de 2011)

Ante la sospecha de una displasia infantil de cadera o una luxación congénita de cadera, el diagnóstico se centra en primer lugar en un examen físico. Si se confirma la sospecha, se efectúa una ecografía. Con la ecografía el médico puede ver la relación entre la cabeza del fémur y acetábulo y evaluar las partes cartilaginosas del techo acetabular.

Un examen radiológico de los niños con displasia infantil de cadera y luxación congénita de cadera solo será imprescindible cuando sea necesario iniciar un tratamiento. En una luxación de cadera que necesita tratamiento también será necesaria una radiografía al concluir el tratamiento para descartar una necrosis de la cabeza de fémur.