Displasia infantil de cadera, luxación congénita de cadera: Definición

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (30 de Julio de 2011)

La displasia infantil de cadera es un colocación incorrecta o un desarrollo erróneo (displasia = malformación) del acetábulo de la cadera. A partir de aquí puede desarrollarse también una luxación de cadera (luxación = torcedura, torsión): en una cadera luxada, la cabeza del fémur está parcial o completamente desplazada fuera del acetábulo por lo que no está situada correctamente.

Incidencia

La displasia de infantil cadera y la luxación congénita de cadera son las malformaciones congénitas más comunes. En España la incidencia de la luxación congénita de cadera es entorno a 1 por cada 1.000 nacidos vivos. Afecta 6 veces más a las niñas que a los niños Las auténticas luxaciones de cadera congénitas surgen más bien a partir del cuarto mes de embarazo, es raro que aparezcan antes.

Mayoritariamente, la displasia infantil de cadera y la luxación congénita de cadera suelen formarse a partir del parto. Estas luxaciones de la articulación de la cadera se observan con especial frecuencia en pueblos que llevan a sus bebes a la espalda atados a unas tablas. La razón: La articulación de la cadera no ha madurado del todo en el momento del parto; para que pueda madurar bien, el bebé debe seguir poniendo sus piernas y su cadera en la posición flexionada, que había adoptado en el interior de la madre. Un estiramiento precoz y frecuente de la cadera (como se da cuando el bebé está tumbado en decúbito abdominal) favorece una luxación de la cadera. En los pueblos en los que se utilizan portabebés tradicionales para llevar a sus bebes, las displasias y luxaciones de cadera prácticamente no existen.