Diabetes insípida

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Belén Giménez (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/iStockphoto

La diabetes insípida es un trastorno del equilibrio hídrico del cuerpo que se produce cuando los riñones dejan de eliminar el exceso de agua del organismo. Como consecuencia de la enfermedad, los pacientes experimentan una intensa necesidad de orinar, mucha sed y, por lo tanto, aumentan la ingesta de líquido.

En personas sanas, la cantidad de orina expulsada depende de la cantidad de líquidos que tomen. La hormona responsable del control de la eliminación de líquido en los riñones es la vasopresina, también denominada hormona antidiurética (HAD). En los riñones, es la encargada de la reabsorción de agua en el cuerpo y de la concentración de orina. Sin embargo, en las personas que padecen diabetes insípida, los riñones no pueden concentrar la orina debido a la deshidratación. El cuerpo elimina grandes cantidades de orina, que suele estar muy diluida. Dependiendo de la razón que lo provoque, se puede distinguir entre dos tipos de diabetes insípida:

  • En la diabetes insípida central se produce un trastorno en la producción de la hormona HAD en la hipófisis del cerebro, por lo que se da una carencia hormonal.
  • En la diabetes insípida renal, menos frecuente, las razones de la enfermedad se encuentran en los mismos riñones: la hormona HAD está disponible, pero los riñones no reaccionan ante ella.

Las causas de ambas formas de diabetes insípida son muy diversas. Así, la diabetes insípida suele aparecer en el transcurso de vida; en muy pocos casos es hereditaria. Además de la necesidad de orinar, la sed y la eliminación de orina, la diabetes insípida se manifiesta mediante otros síntomas tales como trastornos del sueño, irascibilidad, calambres, piel seca o estreñimiento.

Si sospecha que padece diabetes insípida, el diagnóstico abarca, en primer lugar, desde el registro de las cantidades de líquido y orina como mínimo durante dos días hasta la denominada prueba de la sed, la supresión de agua bajo supervisión médica. Para el tratamiento de la diabetes insípida central es necesario reparar la carencia hormonal, por ejemplo, introduciendo en el cuerpo la hormona faltante, lo que se suele lograr con la administración de gotas o aerosoles nasales. Con la ayuda de los medicamentos adecuados, por lo general, los afectados pueden llevar una vida normal. El tratamiento de la diabetes insípida renal puede consistir en la ingesta de diuréticos para aumentar la excreción de sodio en los riñones, así como una dieta pobre en proteínas y sales.