Desprendimiento de retina

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/Polka Dot Images

Ante un desprendimiento de retina es importante actuar rápidamente. Si la retina permanece mucho tiempo desprendida de su capa de soporte, en el peor de los casos el ojo afectado puede sufrir una pérdida total de la visión. Cuanto antes se corrija quirúrgicamente el desprendimiento, mayor es la probabilidad de conservar la visión del ojo afectado.

El desprendimiento de retina se produce cuando la capa fotosensible de la retina (capa de células fotorreceptoras) se separa de la coroides subyacente (epitelio pigmentario). Esto puede deberse a varias causas:

  • Desgarro: el desprendimiento de retina por desgarro (desprendimiento regmatógeno) se da cuando el humor vítreo se desprende, ejerciendo una tracción en los puntos de anclaje de la retina hasta que ésta se desgarra. Con la edad, todo el mundo se ve afectado antes o después por un desprendimiento vítreo posterior (los miopes a menudo antes). Pero el humor vítreo también se puede desprender bruscamente debido a factores externos (por ejemplo, tras una contusión del globo ocular).
  • Tracción: el desprendimiento de retina provocado por tracción (desprendimiento traccional) se produce cuando la capa fotosensible de la retina se separa de la coroides a través de una fuerza mecánica traccional, sin que ello provoque un desgarro.
  • Acumulación de líquido: el desprendimiento de retina debido a la acumulación de líquido (desprendimiento exudativo) se da cuando se almacena líquido proveniente de los vasos sanguíneos de la retina o de la coroides en el espacio entre la capa fotosensible de la retina y la coroides.

El desencadenante más importante de un desprendimiento de retina es el desgarro de retina. Entre los factores de riesgo más importantes se encuentran la miopía, la cirugía reciente de catarata, la diabetes mellitus y los procesos inflamatorios o tumores del ojo.

Los primeros síntomas que perciben los afectados son destellos de luz o un enjambre de puntos negros. Si la enfermedad avanza, el campo visual se ve disminuido como si apareciese un telón negro.

El pronóstico depende de la magnitud del desprendimiento de retina, por lo que el diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado son decisivos. Las fases previas del desprendimiento de retina se pueden tratar normalmente con láser, en los demás casos será siempre necesaria una operación. Ante factores de riesgo conocidos es aconsejable el control regular oftalmológico del fondo de ojo para detectar y tratar precozmente las fases previas del desprendimiento de retina.