Distensión muscular: Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (19 de Marzo de 2012)

El tratamiento de la distensión muscular se centra, sobre todo, en los síntomas, porque el músculo no sufre un daño estructural, es decir, perceptible. Más bien se trata de un exceso de tensión muscular debido a un trastorno del músculo o al sometimiento a un sobreesfuerzo exagerado. Por lo tanto, el objetivo del tratamiento de la distensión es eliminar el trastorno muscular, si lo hubiera, y destensar el músculo afectado.

Esquema RHCE: Reposo, Hielo, Compresión, Elevación

La terapia de la distensión muscular comienza con un rápido tratamiento primario que sigue el esquema denominado RHCE: Reposo, Hielo, Compresion, Elevación. Si se sospecha que existe una distensión, se debe cesar de inmediato cualquier actividad deportiva. El músculo lesionado o la extremidad afectada debe ponerse en alto. El frío, usado de forma adecuada, reduce los dolores, que aparecen a consecuencia de la distensión muscular y disminuye la inflamación.

Si es posible, para el tratamiento de una distensión se recomienda aplicar un vendaje compresivo y combinarlo con el frío. Si la bolsa de hielo se aplica sobre con el vendaje compresivo, se evita el contacto directo entre la piel y el hielo y, por lo tanto, las posibles lesiones locales generadas por el hielo, como las quemaduras por congelación. Otra alternativa para tratar la distensión muscular es enfriar la lesión con una compresa empapada en agua helada sobre la que se aplica una bolsa de plástico con hielo picado que se fija con un vendaje compresivo adicional.

Conveniencia del vendaje compresivo

Tras el tratamiento primario de la distensión, también resulta conveniente colocar un vendaje compresivo y aplicar un gel antiinflamatorio para lesiones deportivas sobre la zona muscular afectada. Se debe procurar no apretar demasiado el vendaje compresivo. Los dolores debidos al vendaje compresivo, la aparición de trastornos circulatorios y sensoriales y la limitación de la movilidad indican que el vendaje compresivo está demasiado apretado.

Inmediatamente después de los primeros auxilios el afectado puede darse una ducha corta pero no demasiado caliente. Mientras no quede completamente claro si se trata de una distensión o de un desgarro muscular, debe ducharse con el vendaje compresivo.

Medicamentos contra el dolor

Si una distensión muscular es muy dolorosa, durante el tratamiento también se pueden tomar medicamentos analgésicos previa consulta con el médico, como por ejemplo ibuprofeno o diclofenaco. Estos reducen el dolor y también reducen la inflamación originada por la distensión. Además, se puede aplicar un vendaje con una pomada que contenga sustancias activas tales como el Pentosano polisulfato sódico, Alcanfor, Mentol, Nicotinato metilo, Salicilato metilo y/o Salicílico ácido, entre otras. En caso de distensión muscular, estas sustancias también tienen un efecto antiinflamatorio, detumescente y calmante. Según diversos testimonios, el uso de árnica en el tratamiento de una distensión muscular también puede tener un efecto positivo en la evolución de la cura. Por el contrario, hasta la fecha la ingesta de preparados de enzimas sigue siendo muy discutida entre deportistas y médicos deportivos. Mientras que una parte confía ciegamente en estos preparados en lo que respecta al tratamiento correcto de una distensión muscular, la otra parte los rechaza por considerarlos ineficaces.