Dermatitis seborreica: Evolución

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Laura Osuna (19 de Marzo de 2012)

Complicaciones

La mayor parte de las veces, el eccema seborreico evoluciona hacia una enfermedad crónica. Pueden aparecer complicaciones en los casos en los que la enfermedad se prolongue en los lactantes, como infecciones por bacterias u hongos en la zona cutánea afectada. En los adultos, las bacterias también pueden invadir la zona cutánea afectada (sobreinfección).

En los bebés, el eccema seborreico puede incluso tener una evolución muy grave. En términos médicos se denomina entonces eritrodermia descamativa Leiner, y suele aparecer en los primeros dos meses de vida. En este caso, la piel de todo el cuerpo resulta afectada y los lactantes están muy enfermos, con fiebre, vómitos y diarrea.

Pronóstico

En los bebés el pronóstico del eccema seborreico suele ser bueno y se cura casi siempre de forma espontánea tras un par de semanas. En los adultos, por el contrario, la enfermedad se vuelve a menudo crónica y sufren ataques, similares a los de la dermatitis atópica o la psoriasis. Es muy poco probable que se llegue a curar por completo. Mediante los cuidados y atención adecuados pueden controlarse los síntomas y en muchos casos evitar las recaídas (recidiva). Sobre todo durante las estaciones del año con mucho sol las molestias aparecen en pocas ocasiones.