Publicidad

Publicidad

Depresión posparto

Autor: Sonia Marques (12 de Enero de 2016)

© iStock

El puerperio es para la mujer una etapa de grandes cambios a nivel físico y emocional, en la que se enfrenta a una situación totalmente desconocida y que puede generar síntomas depresivos. La capacidad de adaptación varía en función de las características personales y del entorno familiar o social.

Aunque en teoría debería ser un periodo feliz, lo cierto es que el 80% de las mujeres que acaban de ser madres experimentan sentimientos de tristeza o desanimo después del parto. Es una reacción emocional que comienza entre unos días o semanas después del parto y que no suele alargarse más de dos semanas.

En cambio, la depresión clínica en el puerperio, conocida como depresión posparto, se manifiesta entre un 10% y 15% de los casos y precisa un diagnóstico acertado y un tratamiento adecuado para evitar que afecte al desarrollo del bebé, a la relación que se establece entre la madre y el hijo o al entorno familiar en general.

La depresión posparto es, según la OMS, la enfermedad materna más frecuente en el posparto, como nos recuerda Sara Jort, psicóloga y miembro de la Asociación Española de Psicología Perinatal, AEPP.