Publicidad

Publicidad

Demencia

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (14 de Septiembre de 2016)

© iStock

La demencia es una de las enfermedades asociadas a la edad con consecuencias más graves. Afecta a la memoria y al rendimiento intelectual, y se da especialmente en personas mayores de 65 años. El 70% de los casos de demencia están asociados a la enfermedad de Alzheimer.

La demencia es un trastorno del rendimiento mental, que causa la pérdida de la memoria y la capacidad intelectual, que se da especialmente en personas mayores de 65 años. En función del estadio de la enfermedad, puede afectar considerablemente a la vida diaria de la persona afectada, tanto que puede requerir de la asistencia de otras personas y volverse completamente dependiente. La mayoría de los casos de demencia son de tipo alzhéimer (DTA).

Los síntomas de la demencia son muy variados. Padecer demencia supone la afectación de varias áreas cognitivas e intelectuales como la orientación, la memoria, la capacidad de aprendizaje o la capacidad de juicio, entre otras. El concepto demencia (del latín dementia) se deriva de la palabra de mente, que significa “sin mente”. Tanto el comportamiento social como la motivación o la personalidad de las personas con demencia cambian. En función del grado de afectación, se distingue entre demencia leve, moderada y grave.El síntoma principal de una demencia es la pérdida de la memoria, que afecta, en un primer momento, a la memoria a corto plazo.

Otros posibles síntomas de demencia son los siguientes:

  • Falta de interés (apatía)
  • Inquietud con un elevado grado de tensión, desinhibición y euforia
  • Agresividad
  • Ataques de llanto
  • Trastornos del movimiento como, por ejemplo, realizar repeticiones frecuentes de las mismas series de movimientos
  • Ánimo depresivo
  • Aparición de fobias
  • Trastornos físicos (en estadios posteriores de la demencia) como los siguientes:
    • Ritmo diurno-nocturno alterado
    • Incontinencia urinaria
    • Estreñimiento, generalmente asociado a la inmovilidad y la ingesta inadecuada de líquidos

Una demencia presenta sus primeros síntomas generalmente a edades avanzadas. Las causas son muy variadas:

  • La de mayor incidencia es la demencia de tipo alzhéimer, asociada a la pérdida progresiva de las neuronas (llamada también neurodegeneración).
  • La segunda forma más frecuente es la demencia vascular que aparece como consecuencia de una enfermedad vascular del cerebro.

Otros tres tipos de demencia más raros asociados a una neurodegeneración similar a la que se presente en la demencia de tipo alzhéimer son:

  • Demencia frontotemporal (llamada enfermedad de Pick)
  • Demencia por Parkinson
  • Lewy Body Dementia (o demencia por cuerpos de Lewy)

Todas estas formas de demencia muestran una evolución más o menos progresiva. En casos muy raros las demencias surgen a raíz de otras enfermedades.

Una demencia afecta de forma progresiva y no tiene cura pero, en un estadio temprano y con un tratamiento adecuado, puede influirse positivamente en la evolución de la enfermedad. El tratamiento integral que combina medicamentos para frenar la demencia con ejercicios de memoria, tratamientos de los trastornos del comportamiento y sociales, contribuyen a mantener la calidad de vida de la persona aquejada de demencia y de las personas que cuidan de ella.