Dedo en martillo y dedo en garra: Síntomas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Laura Osuna (19 de Marzo de 2012)

En el pie en martillo y en garra los síntomas abarcan desde aspectos puramente estéticos hasta condiciones que pueden restringir significativamente la vida cotidiana. Los dedos torcidos son indicios típicos de ambas deformidades de los dedos. Los dedos del pie suelen deformarse lenta pero constantemente en los dedos en martillo y en garra.

Debido a la mala posición de la cabeza y a la inestabilidad de los pies a menudo asociada, el dedo en martillo queda cargado de forma exagerada: los síntomas son el desarrollo de magulladuras y dolores en la parte delantera del pie.

La deformación progresiva de los dedos en martillo y en garra se incrementa con los años: tanto los dedos en martillo y como en garra se acortan, y al mismo tiempo ocupan más espacio en altura, haciendo que los dedos presionen sobre todo en la parte del zapato sobre los dedos, a menudo produciendo el primer callo (clavus). Si los pies en martillo y en garra aparecen junto con otras anomalías del pie, como hallux valgus, pies planos o el pie zambo, (también conocido como pie equinovaro), lo que sucede a menudo, se producen repetidamente callos y callosidades dolorosos en todas las protuberancias y puntos de presión del pie.

En las etapas avanzadas, los pies en martillo y en garra quedan a menudo literalmente lisiados, rígidos y apenas ya móviles. A menudo se ven atrapados entre los otros dedos. En algunos casos, los dedos pueden salirse de la articulación (dislocarse), aumentando así los dolores.