Dedo en martillo y dedo en garra: Causas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Laura Osuna (19 de Marzo de 2012)

Hay diversas causas adquiridas del dedo en martillo y del dedo en garra. En casos raros ambas deformidades pueden ser congénitas. El dedo en martillo y el dedo en garra a menudo se presentan conjuntamente con el hallux valgus y forman las típicas alteraciones de la forma de los dedos del pie.

Las deformidades de los dedos, como los dedos en martillo y dedos en garra se suelen producir principalmente por el uso de calzado inadecuado, a menudo zapatos de tacón muy alto. Si los zapatos son demasiado prietos, presionan la parte delantera de los dedos del pie y la tuercen. Este proceso en realidad actúa contra los músculos pequeños del pie, que tienen la misión de enderezar los dedos del pie. Con el tiempo, sin embargo, los músculos se atrofian, porque en nuestra civilización occidental se mueven insuficientemente. Además de esta falta de actividad compensatoria de los músculos, se acentúa la característica de deformación del dedo en garra y dedo en martillo por el tirón de los flexores y extensores largos de los dedos, que también se acortan con el tiempo cada vez más, y son causa de una deformación adicional de los dedos.

Además, las deformaciones como pie plano o pie valgo pueden afectar negativamente la forma del pie y hacer que se produzca un dedo en martillo o un dedo en garra. Otras posibles causas del dedo en martillo o en garra son las siguientes:

  • Trastornos neurológicos, especialmente con arco alto del pie (pes cavus) y la parálisis espástica
  • Lesión en músculos y nervios de la pierna y el pie
  • Enfermedades inflamatorias del pie, poliartritis crónica
  • Contracción cicatricial por endurecimiento del tejido de la cicatriz
  • Cambios en los tejidos después de un accidente (atrofia Sudeck)